Llegan las fallas, después llegará el empleo.

Esta semana llena de fiesta nos viene bien para avisaros de un patrón que se repite desde hace ya muchos años.

Es el siguiente: durante la primavera y el otoño aumenta sustancialmente el número de ofertas.

Aquí tenéis una representación gráfica de lo que estamos contando.

Independientemente del nº de ofertas que llegan, esta es su distribución mensual durante los últimos 10 años. Tener en cuenta que nuestro servicio ha permanecido abierto casi todos los agostos, así que, al no cerrar, hemos estado recibiendo ofertas durante ese mes también (poquitas claro).

grafica

 

¿Por qué estas fechas?  Porque son temporadas en las que hay pocos festivos y en los que la producción empresarial está en su momento más alto. Analicemos:

Enero y Febrero: después de Reyes comienza un repunte de ofertas que se habían quedado paralizadas en Diciembre.

Marzo y Abril: Fallas y Pascua (depende de cómo caigan cada año) ralentizan el ritmo.

Mayo y Junio: excepto el día 1 festivo por el día del trabajo, son meses enteros y aún queda tiempo hasta el periodo estival. Además las empresas se preparan para organizar los turnos y sustituciones por vacaciones. Da tiempo a que haya nuevas incorporaciones y se formen hasta el verano.

Julio y Agosto: comienza el descenso, especialmente después de la primera semana de Agosto, tradicionalmente en España es el momento de menor actividad excepto algunas áreas del sector servicios relacionadas con el turismo (hostelería, restauración…)

Septiembre y Octubre: se acaban las vacaciones excepto unos pocos días del puente. Después de la primera semana, con los últimos coletazos de días libres pendientes, mentalmente estamos de vuelta al cole y nos preparamos para el reinicio en todos los sentidos.

Noviembre y Diciembre: temporada también muy activa que va declinando en diciembre, por el puente de la primera semana y especialmente por las Navidades.

 

Hay que aclarar que ofertas de trabajo hay siempre, aunque los procesos de selección que se inician en periodos con muchos días festivos, tienden a finalizar cuando la actividad vuelve a ser alta. Es decir, yo como empresa, puedo poner una oferta un 10 de agosto o un 20 de diciembre para recoger cvs, pero probablemente las entrevistas y contratación se producirán ya en septiembre en el primer caso y después de Reyes en el segundo.

 

¿Para qué nos sirve esta reflexión? Para llevar a cabo una estrategia en nuestra búsqueda de empleo. Ahora ya sabemos cuándo podemos insistir y estar más pendientes.

Y prepararnos para esos meses. Antes de llegar a esas épocas, previamente podemos redactar nuestro cv, inscribirnos en portales u organismos, recoger información empresarial, finalizar estudios o cursos, obtener certificados o carnets…etc.

Otro punto interesante es pensar en el sector en el que nos interesa trabajar, ¿en qué momento hay más movimiento? Ese factor también influye y mucho porque los datos que aquí damos son generales.

 

Esperamos que estas pistas os sean útiles. ¡Disfrutad de las Fallas¡

 

Mónica Rodrigo Vergara, Técnico de Empleo del Servicio Integrado de Empleo de la Universitat Politècnica de València