EL CV EUROPASS ¿Por qué no le gusta a todas las empresas?

Muchas personas creen que un CV Europass es una tipología de Currículum válida en cualquier país europeo. Pero la realidad es muy distinta. Puede ser que para Organismos Europeos o Internacionales, el modelo Eurospass es el que te exijan, pero para el mercado laboral local y el sector privado no es el más indicado, A ellos no les gusta mucho este modelo y preferirán leer un Curriculum adaptado a la cultura del país.

“Al lugar donde fueres haz lo que vieres”, preocúpate por saber cómo se estructuran los CV’s en el país donde vas a buscar empleo, infórmate que les gusta ver y revisa la redacción, el idioma y el contenido clave necesario.

Si estás pensando en irte este verano al extranjero a hacer unas prácticas o a buscar trabajo, recuerda estas pequeñas pautas a la hora de redactar tu Currículum.

1

Datos personales: Mucho cuidado con los datos que incluyes. En la mayoría de los países con el nombre, dirección, teléfono y correo electrónico es suficiente. En Reino Unido, por ejemplo, no se debe incluir la  fotografía a no ser que solicite un puesto de trabajo como modelo o actor.

Objetivo profesional: En este apartado deberás incluir solamente una frase en el que se resuma o bien tu objetivo profesional o una característica de tu perfil laboral.

Formación: Aquí debes ser conciso. Evita datos como incluir estudios secundarios si tienes título universitario. Hay que poner fecha de obtención del título, en que universidad y con qué calificación.

Experiencia: Suele ponerse primero el trabajo más reciente que has desempeñado. Por cada puesto incluye 2 ó 3 responsabilidades o logros conseguidos, Cita la fecha y la empresa.

Otra información relevante: Incluye aquí otras cosas a destacar que no se incluyan en otros apartados, como por ejemplo si has desempeñado trabajos de voluntariado.

Referencias: Las referencias se valoran mucho en el extranjero. Incluye algún compañero de trabajo o antiguo jefe o bien algún profesor de carrera.

Y por último, no te olvides del último ingrediente, acompaña tu CV con una carta de presentación. Lo ideal es que la carta ocupe tres o cuatro párrafos y que esté personalizada para el puesto y empresa. De forma escueta explica por qué quieres el puesto y qué te hace ser la persona más indicada para el mismo.

Ah!,  y si has conseguido tu empleo, no olvides contarnos tu experiencia.

Merche Lillo Sánchez, Técnico de Empleo  de la Universidad Politécnica de Valencia en el campus de Gandia.