QUÉ ESPERAR DE UNA OFERTA DE EMPLEO: EL PUESTO Y LAS CONDICIONES LABORALES

ar

Cuando estás buscando empleo, te apuntas a muchas ofertas que vas viendo en diferentes canales. Unas dicen poco, otras nos cuentan muchas cosas… ¿pero qué esperar respecto a la información que transmiten?

Normalmente son amplios los datos que conciernen a los requisitos: lo que solicitan o necesitan del perfil a cubrir. Pero no son tan explícitos respecto a lo que ofrecen.

En ese sentido, para empezar, una oferta de empleo tendría que tener unos datos mínimos previos que son los siguientes: Nombre del puesto, funciones, lugar de trabajo, tipo de jornada completa o parcial, temporalidad vs estabilidad del contrato.

Es decir, necesitamos saber al menos de qué voy a trabajar, para hacer qué y dónde, geográficamente hablando, y durante cuánto tiempo aproximado.

Con todo esto ya podrás decidir si te interesa o despierta tu interés el trabajo en cuestión y si lo solicitas.

Después, durante el proceso de selección, o desde el principio si tenemos suerte, también aparecerá otra información que completaría idealmente lo que necesito saber.

Esos datos serían los siguientes: responsabilidades y tipo de proyectos, herramientas, formación que ofrecen, horario, salario, beneficios sociales, plan de carrera, fecha incorporación.

O sea, de qué me responsabilizo exactamente en sus proyectos y cómo son esos proyectos, con qué herramientas trabajo, si me enseñan de alguna manera especial (un curso, al lado de alguien que sabe más que yo…), lo que cobro y otros pagos en especie (guardería, seguro médico privado, dietas, gimnasio, descuentos…), si en la empresa tienen previsto algún plan para ir ascendiendo o cambiando dentro de la misma y cuándo empiezo a trabajar.

Lo más habitual es enterarse de la totalidad de la información en la entrevista. Te lo van a contar o tú lo puedes ir preguntando a lo largo de esa conversación.

En cualquier caso, hasta que no acudes a las entrevistas, no te llevas una impresión real de la empresa y su oferta. Y a la empresa le pasa lo mismo contigo; aunque envíes un cv muy completo, es en la entrevista donde obtendrán una impresión global y personal de ti.

Por último indicarte que no siempre las empresas nos avisan de la marcha de sus procesos de selección; algunas veces te dirán si has sido descartado (si eres aceptado es porque te contratan, ahí no hay problema…) y otras veces tendrás que interpretar su silencio como una respuesta negativa.

Si te dan alguna explicación del porqué no has sido elegido, aprovecha esa información para mejorar la siguiente vez o para aumentar tu empleabilidad formándote.

¡Ánimo y recuerda todo esto cuando estés en el otro lado: seleccionando!

Mónica Rodrigo Vergara 

Técnico de Empleo del Servicio Integrado de Empleo de la Universitat Politècnica de València