LA MIRADA COMO ELEMENTO DE LA COMUNICACIÓN NO VERBAL

Todos conocemos el concepto de la Comunicación no verbal pero, ¿qué se entiende por esa idea?

Podemos decir que la Comunicación no verbal (CNV) es el conjunto de señales que sirven para repetir, aumentar, destacar, ilustrar y contradecir las palabras.

Los mensajes no verbales tienen varias funciones:

  • Remplazar. Por ejemplo cuando un padre mira a un hijo riñéndole.
  • Repetir: Cuando movemos la mano y decimos adiós.
  • Regular. Cuando miramos a alguien antes de iniciar una conversación.
  • Enfatizar un mensaje, especialmente de forma emocional sobre todo con nuestras manos.
  • Contradecir. Cuando decimos algo mirando al suelo.

El término CNV designa todas aquellas respuestas humanas que no se describen como palabras explícitamente manifiestas. Todo lo que hacemos o dejamos de hacer cuando nos comunicamos con alguien.

En general se le da más credibilidad a la CNV que a la verbal, idea que se ilustra con la frase de Covey “tus actos siempre hablan más alto y más claro que tus palabras”

Uno de los componentes de CNV es la Mirada.

Analizar la mirada puede ser un buen baremo para evaluar la comunicación. Mientras que algunas personas nos hacen sentir cómodos cuando conversan con nosotros, otras pueden hacernos sentir molestos y algunas otras no nos merecen confianza.

Mirar a otro en mayor o menor medida puede indicar interés-desinterés, agrado-desagrado, franqueza-engaño. El porcentaje de tiempo que se mira a los otros aumentará cuanto más persuasivo se quiera ser y más interés se desee mostrar hacia los receptores.

Casi todas las interacciones de los seres humanos dependen de las miradas recíprocas.

La mirada es la única que puede ser un canal (receptor) como una señal (emisor). Se utiliza para:

  • abrir y cerrar los canales de comunicación.
  • regular y manejar turnos de palabras.
  • averiguar si está atento el receptor.
  • sincronizar, acompañar o comentar la palabra hablada.
  • Si la persona que escucha mira más, produce más respuestas por parte del que habla; y si el que habla mira más se le ve más persuasivo y seguro.
  • El hacer contacto ocular es, normalmente, una señal de implicación, mientras que el desviar la mirada significa, a menudo, querer evitar el contacto.

 

Nuria García Serra

Técnico de Orientación y Empleo del Servicio Integrado de Empleo de la Universitat Politècnica de València(Valencia)