“Haz el bien y no mires a quien”

Este artículo he querido comenzarlo con uno de los propósitos que me he marcado para el 2017, cuanta sabiduría hay dentro del refranero español.

Te preguntarás el por qué hacer bien a otros cuando es posible que esos otros no te lo hagan a ti, sinceramente, yo también me lo pregunto pero he llegado a la conclusión que haciendo bien a los demás me hago bien a mí misma.

Vivimos en sociedad y se hace necesario que nos entendamos un@s a otr@s, por ello es importante adoptar una actitud prosocial con los demás. Tener una conducta prosocial implica conductas interpersonales como ayudar, compartir, cooperar… además de tener una actitud positiva. Al tener una actitud positiva hacia los demás nos hará que nos sintamos reconfortad@s  y en paz con nosotr@s mism@s. Se trata de tener empatía y ponerse en el lugar de la otra persona.

Muchas empresas se preocupan por la colaboración y le dan gran importancia al trabajo en equipo, por ello algunas ofrecen talleres de habilidades sociales para fomentar la unión del grupo de trabajo y promover la prosocialidad, además de aprender a superar los conflictos con asertividad y controlar la agresividad.

Todas estas actitudes facilitan el trato interpersonal y la comunicación, y de esta manera poder producir un resultado de trabajo de mejor calidad. ¡Porque saber relacionarse con los demás hará de ti un buen trabajador/a y madurar como persona!

Esta actitud beneficia tanto a un@ mism@ como a los que están a su alrededor, porque si todos nos aplicáramos el dicho “haz el bien y no mires a quien”, entre tod@s haríamos un mundo mejor.

 

Carmen Casas Alcázar

Técnico de empleo y orientación del Servicio Integrado de Empleo de la UPV