PRESENTACIONES EN PÚBLICO: ALGUNOS CONSEJOS

Las reuniones y las presentaciones en público son una actividad fundamental de la actividad profesional. Hacer presentaciones en público es habitualmente una de las cosas que más preocupación nos suele provocar, incluso podemos afirmar que en ocasiones es una de las situaciones más estresantes a las que nos tenemos que enfrentar. Evitamos hablar en público por miedo a no hacerlo bien, por miedo a hacer el ridículo, por miedo a no quedar bien.

En general por que no nos sentimos seguros.

Antes de nada tengo que exponer una idea que utilizo mucho en los cursos, no sé si es mía pero yo la he hecho mía:

Hablar en público se aprende hablando en público

En la adquisición de cualquier competencia es fundamental la práctica de la misma. Al igual que cuando aprendemos a conducir, la experiencia es esencial y asumimos que al principio cometeremos errores, como que se nos cale el coche. En las primeras ocasiones podemos sentirnos mal, incluso podemos llegar a sentir que el corazón se nos va a salir. Tranquilo, es una respuesta normal, los psicólogos decimos que es una respuesta fisiología al estrés.

Contarte que la mayoría de personas que realizamos esta actividad de forma cotidiana, hemos sentido en nuestros inicios ese miedo, ese gusanillo que puedes sentir, pero que con la práctica se va reduciendo.

 

Algunos consejos para afrontar estas situaciones:

  • Orientación a lo positivo. Céntrate en el lado positivo de la situación, analiza tus puntos fuertes y ponlos en marcha.
  • Practica, practica, practica. Es importante practicar las presentaciones, al igual que cuando preparamos un examen lo preparamos con insistencia, esta situación puede ser una evaluación de nuestras capacidades y no podemos dejarlo a la improvisación.
  • Si puedes escoger, no seas el último en hacer la presentación, A veces posponemos esta situación pensando que es mejor hacerlo más tarde. Error importante, ya que lo que estamos consiguiendo es alargar la situación de ansiedad y lo mas probable es que nos pongamos más nerviosos.
  • ¡Verdad! que los primeros segundos son los peores. Esto es normal, no te preocupes los primeros segundos son los que más nervios sentimos. Déjalos que pasen, sigue y respira.
  • La respiración puede ser un buen aliado para ti. En ocasiones cuando sentimos que nos aceleramos, parar unos segundos, haz una inspiración profunda y continua es una buena técnica para controlar la situación.
  • ¡Y si te equivocas!. A veces nos podemos equivocar, y eso nos ha ocurrido a todos. Lo importante de esta situación es seguir adelante, sin pensar en el error cometido. Sigue adelante lo más probable es que nadie se haya dado cuenta, y si alguien lo ha hecho puede ser considerado un mero accidente en tu actividad.

Espero que estas reflexiones te hayan ayudado.

En caso que querer aprender más sobre este tema, te recuerdo que en el SIE realizamos actividades que pueden ayudarte a enfrentarte a estas situaciones.

Mas información en: http://www.upv.es/contenidos/SIEORIEN/infoweb/sieorien/info/735605normalc.html

 

Nuria García Serra

Técnico de Orientación y Empleo del Servicio Integrado de Empleo de la Universitat Politècnica de València(Valencia)