La entrevista basada en fortalezas.

Algunos  reclutadores de graduados de grandes empresas como Ernst & Young, Nestlé, Aviva, Unilever, etc., están empezando a usar un nuevo modelo de entrevista llamado   ”Entrevista basada en fortalezas” en sus procesos de selección, y no olvidemos que son estas grandes empresas las que crean tendencia y ponen de moda unos u otros sistemas para el reclutamiento y selección de personal que acaban copiando empresas más modestas.

El modelo de entrevista basada en competencias ha sido el más utilizado durante mucho tiempo por los seleccionadores. Las competencias podrían definirse en este caso como lo que PUEDES HACER, mientras que las fortalezas son lo que tú realmente DISFRUTAS haciendo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El profesor Alex Linley of Capp define una fortaleza como “una capacidad que subyace en el individuo, aplicable a una forma particular de comportarse, pensar o sentir de la persona que la aplica en una actividad;  que es auténtica y, le proporciona energía y  posibilita realizar un desempeño y desarrollo  óptimo de  una determinada actividad”

Cuando un candidato está utilizando sus fortalezas está “fluyendo”, es decir:

  • Tiene sensación de PODER  y de COMPROMISO.
  • Pierde la noción del tiempo al estar CONCENTRADO en la tarea.
  • APRENDE rápidamente y SE ENFOCA.
  • Demuestra un ALTO NIVEL DE DESEMPEÑO.
  • Se ve impelido a hacer actividades en las que pone en juego sus fortalezas, aunque esté cansado, estresado e indiferente.

Estas características de las fortalezas ponen de manifiesto que se consiguen mejores resultados en lo que uno es bueno que en lo que simplemente es capaz de hacer. 

Al identificar tus fortalezas y realizar una actividad en la que las puedas utilizar, disfrutarás mucho más y tu desempeño será mucho mejor que  el de las personas que se tengan que esforzar mucho para realizar la misma actividad.

Pero la cuestión principal es ¿Cómo me puedo preparar para realizar una entrevista basada en fortalezas?

Uno de los beneficios de este tipo de entrevista es que no necesitas prepararte mucho y es menos probable que tengas que pensar en respuestas  demasiado “trilladas” que se ajusten a lo que  tú crees que los seleccionadores buscan. Piensa en lo que disfrutas haciendo ,tanto dentro como fuera de tus obligaciones habituales y, sé lo más sincero que puedas, no trates de ser quien no eres, trata de ser honesto sobre las tareas que menos te gusta hacer, aunque sin exagerar, y piensa en cómo tus preferencias pueden encajar con la cultura y necesidades del puesto de trabajo y de  la empresa.

Algunas preguntas que te podrían hacer en la entrevista basada en fortalezas

Para prepararte la entrevista identifica estas fortalezas haciéndote las siguientes preguntas:

  • ¿En qué soy bueno/a?
  • ¿Qué hago con facilidad?
  • ¿Qué aprendo rápidamente?
  • ¿Qué me resultó más fácil estudiar durante la carrera?
  • ¿Qué materias disfruto más estudiando?
  • ¿Qué actividades me proporcionan sensación de energía?
  • Pensar en un día que haya pasado del que me sienta especialmente satisfecho/a.
  • ¿De qué actividad me siento orgulloso/a cuando la hago?
  • ¿Prefiero empezar actividades o finalizarlas?
  • ¿Encuentro tiempo suficiente en el día para completar todas las tareas que quiero hacer?
  • ¿Qué tareas se quedan sin hacer y van a la lista de “cosas pendientes” o “inacabadas”? Estas serán probablemente debilidades, es decir, cosas que no te gusta hacer.
  • ¿Qué tareas prefiero hacer lo menos posible? Estas serán posiblemente áreas en las que careces de aptitudes o habilidades.

¿Qué beneficios obtienen las empresas al aplicar la entrevista basada en fortalezas?

  • Es especialmente útil para seleccionar personal que no tiene mucha experiencia como los recién graduados y cuando están buscando en los candidatos/as potencial y pasión por el trabajo.
  • Evaluar las fortalezas es más fácil en los formularios iniciales y en las primeras entrevistas por eso el proceso de selección necesita menos tiempo para realizarse.
  • Se ahorran costes y tiempo en las ofertas de trabajo.
  • Hay menos respuestas “preparadas” y no auténticas de los candidatos.
  • Se consigue una genuina comprensión de los candidatos/as.
  • Mejora el compromiso y el interés de los entrevistadores.
  • Los candidatos/as disfrutan más de la entrevista. Así son atraídos por las organizaciones.
  • Los candidatos tienen una mejor experiencia de entrevista, aprenden de estas sesiones y son capaces de identificar por sí mismos si se ajustan o no al puesto.
  • Los candidatos rechazados entienden por qué no son seleccionados y se dan cuenta de que no serían felices aceptando un trabajo por el  que no están realmente interesados y no sienten que han fallado en la entrevista.
  • Se identifica con más éxito a los candidatos con mejores desempeños porque están preparados para ocupar el puesto y no porque hacen el esfuerzo por adaptarse al trabajo.
  • Los seleccionadores observan el lenguaje corporal y otras señales como el volumen y el tono de voz para identificar si la persona se siente orgullosa de lo que hace o tiene un especial interés en alguna materia.
  • Los empleados tienden a permanecer por más tiempo en el trabajo, se esfuerzan por hacerlo cada vez mejor y captan la nueva información con mayor rapidez.

En mi opinión este modelo de entrevista puede combinarse perfectamente con la entrevista basada en competencias que continúa utilizándose por muchos seleccionadores.

La entrevista basada en fortalezas aporta un enfoque más fresco y genuino del candidato/a, pero como en cualquier proceso de selección, la reflexión previa de la persona es necesaria para llegar a la entrevista con garantías de superarla.

Inmaculada Badenes Luz

Orientadora Profesional SIE-UPV