Hábilmente sincero: una de las claves en tus respuestas de la entrevista

habilmente-sincero

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No, nunca mientas en las entrevistas. De verdad que no vale la pena y además te pillarán y será peor…Pero entonces, ¿cómo cuento las cosas sin faltar a la verdad y sin perjudicarme, cuando la información que quiero transmitir no es totalmente positiva o no me deja en buen lugar?

La clave está en la expresión siendo hábilmente sincero.

No cometas un “sincericidio”,  cuenta tu realidad desde una perspectiva de veracidad, respeto y mejora.

Aquí algunas sugerencias de lo que NO debes hacer:

  • No memorices respuestas automáticas
  • No divagues ni des demasiados detalles
  • No niegues lo evidente, ni te disculpes o justifiques
  • No exageres ni peques de humilde
  • No critiques, describe hechos

Y aquí algunas sugerencias de lo que te conviene:

  • Usa expresiones de motivación y seguridad
  • Realiza comentarios positivos de cómo solucionaste o vas a solucionar ese punto
  • Controla la información que quieres dar
  • Responde a lo que te preguntan sin escabullirte
  • Simplemente da alguna explicación pertinente

Imagina que no dominas un idioma tanto como la empresa solicita, los pasos a dar en tu respuesta podrían ser estos:

  • Reconoce que tu nivel no es altísimo
  • Aclara cómo usas a nivel profesional ese idioma, cómo te manejas con él
  • Cuenta un caso concreto del uso que le dabas a ese conocimiento y que te permitía desenvolverte sin mayor problema.
  • Informa de cómo sigues mejorándolo.
  • Da alternativas o soluciones

Quedaría algo así:

“Mi alemán no es muy alto en conversación, sin embargo en mi anterior trabajo he contactado con los clientes vía mail con soltura, después en persona me han entendido y yo les he entendido a ellos. Actualmente estoy asistiendo a clases y además también hay que tener en cuenta que en inglés me muevo mejor y es otra posibilidad para comunicarme”

Naturalidad sin perder de vista tu objetivo. ¡Mucha Suerte¡

 

Mónica Rodrigo Vergara, Técnico de Empleo del Servicio Integrado de Empleo de la Universitat Politècnica de València

El reto de la formación universitaria ante el futuro incierto del empleo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Todos queremos que nuestros hijos estudien una carrera universitaria pues intuimos acertadamente que dicha formación les va a asegurar un trabajo o, al menos, les va a colocar en la casilla de salida para conseguirlo. Sabemos que en la Unión Europea (UE) la tasa de desempleo entre los adultos con educación universitaria es tres veces inferior inferior a la media aunque en España, por desgracia, la empleabilidad de nuestros titulados es inferior a la de la UE.

También es cierto que algunos estudios universitarios abren las ansiadas puertas del empleo con más facilidad que otros. Esto se constata especialmente en aquellos estudios que conducen a las profesiones relacionadas con medicina, enfermería, ingeniería industrial, telecomunicaciones e informática.

Sin embargo, este optimista escenario está sujeto a incertidumbres futuras derivadas de la incorporación masiva de la nuevas tecnologías a la producción. Como muestra, un botón: se estima que el 65% de los trabajos que se ofertarán en la UE dentro de 20 años no existen todavía y que en los próximos 5 años hasta 7 millones de los actuales empleos los realizarán máquinas y robots.

Llegados a este punto, cabe preguntarse cuáles serán esos trabajos futuros y quienes estarán en condiciones de desempeñarlos. Por poner un ejemplo, sabemos que la revolución tecnológica que supone la conocida como fabricación 4.0, precisará de nuevos especialistas en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas cuya formación ni siquiera ha comenzado en la mayoría de los casos.

Como el lector puede entrever de lo dicho anteriormente, es probable que muchos puestos de trabajo tal y como los conocemos desaparezcan o acaben siendo realizados por máquinas, lo cual genera grandes dosis de incertidumbre cuando no de desazón y temor en muchos de nosotros.

Sin embargo, es también cierto que la tecnología y la robótica traerán grandes oportunidades. Por una parte, ayudarán al trabajador en su desempeño, en lo que se prevé una relación más estrecha del trabajador con la tecnología. Por otro lado, nuevos trabajos surgirán alrededor de su implementación. Con todo ello, se espera que las empresas reduzcan sus costes de producción favoreciendo con ello la aparición de una nueva economía. Los economistas anticipan un aumento de la productividad lo que reducirá las horas de trabajo y el negocio del tiempo libre cobrará una gran importancia. Ante este panorama, se prevé que el trabajo realizado por humanos tendrá un espacio creciente en ámbitos donde las máquinas no tienen (por el momento) cabida, en especial cuando el trabajo requiera de pensamiento innovador, creatividad, flexibilidad y el desarrollo de habilidades sociales.

Frente a este panorama de amenazas y oportunidades, es natural considerar seriamente si, ante los cambios en el mercado de trabajo que se avecinan, en las universidades estamos realmente preparados para seguir apoyando la generación de empleo. En definitiva, si podemos seguir considerándonos un punto fuerte donde la sociedad puede anclar sus perspectivas de progreso. En mi opinión, creo que tenemos tres buenas razones para pensar que sí vamos a ser capaces de hacerlo.

En primer lugar, porque no hay motivo alguno para pensar que en el futuro los Campus no sigamos teniendo un papel relevante en la formación. Aunque es cierto que internet y las herramientas de formación online ofrecen otras formas de aprendizaje alternativa a las aulas presenciales, esto no debe ser un obstáculo serio para las universidades, más bien puede convertirse en una oportunidad. Muy probablemente mucho de aquello que se pueda aprender a hacer a través de la red quedará físicamente fuera de nuestros Campus. En este contexto, el valor de los campus será el de crear contenidos online de calidad y, en buena medida, el de proporcionar al alumno un entorno presencial de excelencia basado en el concepto de “aprender haciendo”, de tal forma que la experiencia universitaria aporte al alumno el valor añadido que internet no puede en este momento proporcionar.

Además, porque desde la Universidad ese rol formativo se está complementando de manera creciente con nuestro papel como motor de la transformación del empleo y el tejido empresarial a través de la innovación e investigación. De hecho, desde las universidades públicas ya somos activos en la transformación del modelo económico pues contribuimos a la creación de empresas de base tecnológica, la generación de nuevas patentes o en la incorporación de la innovación en la empresa

Por último, porque la Universidad puede ser un instrumento clave del estado para asegurar la formación continua de todos los profesionales a lo largo de su ciclo de vida profesional y así asegurar con ello una transición socialmente aceptable que tenga como objetivo no dejar a grupos de trabajadores al margen del proceso de modernización.

Con estas premisas, no me cabe ninguna duda sobre la capacidad de esta institución en seguir desempeñando el papel central que detentamos como formadores eficaces de profesionales y generadores de innovación y progreso. Sin embargo, no es menos cierto que todo ello sólo será posible si se dispone de una Universidad pública más relevante, eficiente y mejor financiada. En caso contrario, el estado y nosotros, sus ciudadanos, perderemos el mejor instrumento que actualmente disponemos para afrontar con éxito el cambio global que se avecina.

 

Juan Ignacio Torregrosa López

Director de la Escuela Politécnica Superior de Alcoy

Campus de Alcoy – UPV

I WANT TO BE LIKE TYRION LANNISTER

Supose que molts de vosaltres sou seguidors de la sèrie de televisió Game of Thrones (Joc de Trons), creada per David Benioff y D.B.Weiss per al canal de televisió HBO i basada en la sèrie de novel·les  Cançó de Gel i de Foc, de l’autor estatunidenc  George R.R. Martin. La seua trama es centra en les lluites dinàstiques entre diverses famílies nobles per controlar el Tro de Ferro.

Doncs bé, Tyrion Lannister, és un dels personatges d’aquesta sèrie interpretat per l’actor Peter Dinklage, i tot siga dit, un dels meus favorits.

Tant si esteu buscant treball, com si esteu treballant ja, hi ha actituds i aptituds d’aquest personatge que poden ajudar-vos, coses que podríeu adaptar al vostre camí professional.  Comencem…

foto: l'actor Peter Dinklage (autor: Gage Skidmore)
foto: l’actor Peter Dinklage (autor: Gage Skidmore)

Tyrion és un BON COMUNICADOR i aquesta qualitat fa que sàpiga eixir airós de situacions complicades. Malgrat les seues limitacions aparents és capaç de vendre als seus adversaris els seus punts forts i fer-los veure que per arribar a les seues metes necessiten comptar amb ell.  En una entrevista de treball vos vindria molt bé pensar com Tyrion, utilitzar la vostra comunicació per poder vendre-vos i mostrar a la persona que vos ha de contractar en què podeu ajudar-los, i com podeu ser útils a l’empresa.

És un ESTRATEGA, pensa, pensa i repensa, no dona passos en fals. Té molt clars els seus objectius i quin camí ha de seguir per assolir-los. Vos sona allò de tindre l’objectiu clar quan busqueu treball? 😉

SENTIT DE L’HUMOR. Realment el sentit de l’humor és una afirmació de dignitat, és la nostra superioritat sobre el que ens passa. Tindre sentit de l’humor té molts avantatges, reduïu els nivells d’estrès, interactueu millor amb els vostres companys, fins i tot es duen millor les situacions difícils. Així que vos anime a que sigueu capaços, com Tyrion Lannister de fer servir el vostre sentit de l’humor i veure la part bona de les coses.

CONVERTEIX LES SEUES DEBILITATS EN OPORTUNITATS, i és què, malgrat no ser un gran guerrer, sap aprofitar molt bé les seues limitacions i debilitats, per convertir-les en oportunitats. Açò és un aspecte que les empreses i organitzacions valoren moltíssim. Hem de tindre clar qui som i fins a on podem arribar, i intentar superar-nos i ser lluitadors. Sempre podem aprendre coses, fins i tot en les pitjors situacions.

És un personatge CAMALEÒNIC, s’adapta contínuament a un entorn molt canviant. En una sèrie televisiva on hi ha molts conflictes, molts interessos, guerres, lluites de poder, no és fàcil canviar i saber adaptar-se a l’entorn. Les empreses on treballeu o treballareu, valoraran molt positivament que s’adapteu a aquest entorn tant canviant, els mercats, els clientes, els socis, els proveïdors, tot corre a una velocitat vertiginosa i vosaltres heu d’estar preparats per córrer a la mateixa velocitat.

TREBALL EN GRUP. Tyrion Lannister s’adapta a gent molt diferent, intenta buscar sinèrgies: combinant les seues limitacions i punts forts amb personatges que el complementen, obtindrà millors resultats que anant per lliure. Els resultats en conjunt són majors que per separat. Busca aliats i sap veure allò que en conjunt podran aconseguir. Per altra banda, té paciència, és assertiu, sap escoltar i és resolutiu davant conflictes personals, aspectes fonamentals en reunions futures o presents que podeu tindre.

Per acabar, si tinguéreu la vostra pròpia empresa, no el contractaríeu? JO SÍ!.

I WANT TO BE LIKE TYRION LANNISTER

Raquel Córcoles González

Tècnic d’Ocupació del Servei Integrat d’Ocupació del Campus d’Alcoi de la Universitat Politècnica de València.