LA OPINIÓN DE LA EMPRESA….

¿Cómo podría transmitiros lo que ayer me comentó una empresa…?

Muchas veces los técnicos de empleo nos sentimos impotentes porque no sabemos cómo haceros llegar la información tan útil y tan valiosa que recibimos por parte de las empresas…  Ayer justo, hablando con la responsable de una importante empresa de la zona me comentó lo siguiente…

Está cansada de recibir candidaturas sin sentido, currículos adjuntados a e-mails que no explican absolutamente nada, textos genéricos que no aportan nada a la empresa. Según su opinión, ella siempre contrata o da una oportunidad con un convenio de prácticas a candidatos con las siguientes características:

Gente que tenga claro su objetivo, me comentaba que le encanta la gente que en una entrevista o en el e-mail de autocandidatura indicaba el departamento o las áreas dónde le gustaría trabajar o hacer unas prácticas y aquellos que lo justifican correctamente. Que defienden con claridad lo que les gusta, sus metas, sus objetivos.

Hacer referencia a la empresa en cuestión, me decía, que bajo su punto de vista, la carta de presentación también debía tener aspectos de una carta de motivación, ¿por qué queréis trabajar para esa empresa?, ¿qué os interesa de ella?, ¿qué os gusta?…  ¿qué podríais aportar?.

El entusiasmo. Ella comentaba que en muchas entrevistas los candidatos van sin ilusión, sin conocer absolutamente nada de la empresa… ¿Quiénes marcan la diferencia?? Aquellos que están ilusionados, los que aportan, los que suman, los que sonríen, eso se contagia, aquellos que conocen absolutamente todo lo que hace la empresa.

Trabajar donde sea… A la pregunta “en qué departamento te gustaría trabajar” y la respuesta es “donde sea” ERROR ERROR ERROR…. Ella hablaba que le gusta contar con gente en su equipo que sabe lo que quiere, que tiene las ideas claras. Incluso me decía que a veces preguntaba qué asignaturas os habían gustado más, y no sabíais ni qué decir… Y el hecho de que os defináis, y os posicionéis frente a algunos puestos de trabajo que más os gusten… no quiere decir que no podáis trabajar en otros departamentos o no podáis ayudar a compañeros haciendo lo que haga falta en momentos puntuales. Pero volvemos al inicio, tener claro vuestros objetivos.

Espero que estos breves consejos que me facilitó la empresa os ayuden, aprovechad todos los talleres y cursos formativos que desde el SIE llevamos a cabo, son una oportunidad de mejorar este tipo de habilidades que pueden hacer que marquemos la diferencia en una entrevista o en una carta de presentación.

 

Raquel Córcoles González

Técnico de Empleo del Campus de Alcoy de la UPV

Tw: @empleoEPSA

Fb: Empleo EPSA

EL ICEBERG DEL 75%

¿Conoces el dato? Alrededor del 75% de las ofertas de empleo en España se cubren a través de la red de conocidos.

Eso significa que las ofertas que vemos anunciadas a través de muchos otros canales representan sólo uno de cada 4 trabajos.

Es un porcentaje abrumador.

¿Qué nos indica respecto a nuestra búsqueda de empleo? Que tenemos que incidir ahí vista su alta eficacia. Te sugiero para ello que clasifiques a todos tus conocidos en tres grandes áreas: personales, académicas y profesionales.

Y vayas creando listas del máximo de personas que puedas en cada una de ellas; usa la herramienta que te resulte más cómoda, un Excel, una libreta… Apunta su nombre y también cuándo contactas con ellos (fecha), cómo (canal), lo que te dice (respuesta) y unos plazos y seguimiento de estas acciones.

En personales puedes poner obviamente a amigos y familiares, esta te saldrá rápido. Pero también puedes apuntar a vecindario. Recuerda que puedes subir tantos grados como quieras, por ejemplo hermanos, primos, abuelos y a su vez sus amigos y familiares, por ejemplo la novia de tu hermano, amigos de tus padres…etc.

En las académicas podrás apuntar a tus compañeros y profesorado del colegio, instituto, universidad, colegio oficial, academias y cualquier centro de formación al que hayas acudido. De nuevo recuerda, más de un grado de separación.

Y en la tercera las profesionales: compañeros, clientes y proveedores de las empresas que conozcas o en las que hayas trabajado.

También puedes trazar líneas de relaciones. Un amigo tuyo que trabaja en una empresa que te interesa por ejemplo….

Asegúrate de dar a conocer a todo el mundo que estás disponible a nivel laboral.  Y no estás en paro sino que estás buscando trabajo activamente.

 

Mónica Rodrigo Vergara

Técnico de Empleo del Servicio Integrado de Empleo de la Universitat Politècnica de València

LA MIRADA COMO ELEMENTO DE LA COMUNICACIÓN NO VERBAL

Todos conocemos el concepto de la Comunicación no verbal pero, ¿qué se entiende por esa idea?

Podemos decir que la Comunicación no verbal (CNV) es el conjunto de señales que sirven para repetir, aumentar, destacar, ilustrar y contradecir las palabras.

Los mensajes no verbales tienen varias funciones:

  • Remplazar. Por ejemplo cuando un padre mira a un hijo riñéndole.
  • Repetir: Cuando movemos la mano y decimos adiós.
  • Regular. Cuando miramos a alguien antes de iniciar una conversación.
  • Enfatizar un mensaje, especialmente de forma emocional sobre todo con nuestras manos.
  • Contradecir. Cuando decimos algo mirando al suelo.

El término CNV designa todas aquellas respuestas humanas que no se describen como palabras explícitamente manifiestas. Todo lo que hacemos o dejamos de hacer cuando nos comunicamos con alguien.

En general se le da más credibilidad a la CNV que a la verbal, idea que se ilustra con la frase de Covey “tus actos siempre hablan más alto y más claro que tus palabras”

Uno de los componentes de CNV es la Mirada.

Analizar la mirada puede ser un buen baremo para evaluar la comunicación. Mientras que algunas personas nos hacen sentir cómodos cuando conversan con nosotros, otras pueden hacernos sentir molestos y algunas otras no nos merecen confianza.

Mirar a otro en mayor o menor medida puede indicar interés-desinterés, agrado-desagrado, franqueza-engaño. El porcentaje de tiempo que se mira a los otros aumentará cuanto más persuasivo se quiera ser y más interés se desee mostrar hacia los receptores.

Casi todas las interacciones de los seres humanos dependen de las miradas recíprocas.

La mirada es la única que puede ser un canal (receptor) como una señal (emisor). Se utiliza para:

  • abrir y cerrar los canales de comunicación.
  • regular y manejar turnos de palabras.
  • averiguar si está atento el receptor.
  • sincronizar, acompañar o comentar la palabra hablada.
  • Si la persona que escucha mira más, produce más respuestas por parte del que habla; y si el que habla mira más se le ve más persuasivo y seguro.
  • El hacer contacto ocular es, normalmente, una señal de implicación, mientras que el desviar la mirada significa, a menudo, querer evitar el contacto.

 

Nuria García Serra

Técnico de Orientación y Empleo del Servicio Integrado de Empleo de la Universitat Politècnica de València(Valencia)

¿Qué voy a hacer cuando acabe de estudiar en la universidad?

dudas-sobre-inseminacion-artificial-casera

Dime  con sinceridad, ¿quién no  se ha hecho esa pregunta cuando estaba a punto de acabar sus estudios universitarios?

Y además, ¿quién no ha sentido una especie de vuelco del estómago porque no sabía cómo responderla?

A mí en particular sí que me pasó, y aunque hace de eso muchos años, aún recuerdo la desagradable sensación de no saber qué iba a ser de mi vida personal y profesionalmente hablando.

Probablemente la clave de todo esto es comprender que si bien es necesario poseer una titulación, y tener un buen rendimiento académico, esto  no es ni mucho menos nuestra  meta final. Al fin y al cabo, nuestros estudios universitarios  son el primer paso que hemos de dar  para poder optar a  una buena posición en el mercado laboral y  lograr una vida profesional y personal que nosotros diseñemos, en función de nuestras motivaciones, necesidades y limitaciones. Lo que se denomina tener un  Proyecto Profesional.

Desde luego sería ingenuo pensar que no nos influye el entorno: la globalización, el desarrollo tecnológico, la crisis económica, la  inestabilidad de la política mundial, la creciente desigualdad, el cambio climático y otros elementos.

Sin embargo te pregunto ¿y por eso te vas a quedar quieto sin hacer nada?

Algo que está a tu alcance  y que te sirve de ayuda para despejar un poco la confusión sobre tu futuro es estar bien informado y, por ejemplo, leer las predicciones que hacen  los analistas sobre  nuevos puestos y profesiones del  mercado laboral que viene.

Leí recientemente en la sección de  emprendedores de Expansión y Empleo, que algunas de las nuevas profesiones que van a revolucionar el mercado laboral serán: Expertos en ciberseguridad, especialmente buscados en banca y por las aseguradoras. Almacenador de energía, es decir, el profesional que se encargará de crear diferentes soluciones para canalizar la energía que generamos, que  más allá de trabajar con renovables, creará  nuevas aplicaciones y dispositivos  para recoger la energía de nuestra piel y ropa para activar dispositivos electrónicos. Responsables de relaciones virtuales, son profesionales de recursos humanos, especialistas en trabajar con los avatares y la identidad de los usuarios, algo crucial, por ejemplo, durante los procesos de selección en los que se investiga la imagen online de los aspirantes. El Growth hacker, o experto en  ejecutar, optimizar y analizar campañas de marketin digital: adwords, milanuncios, facebook ads, google shopping, foros, email. Tecnólogo financiero, experto en finanzas digitales, es uno de los perfiles que más van a demandar empresa, bancos y plataformas tecnológicas que proponen nuevos servicios y productos digitales en el ámbito de la financiación “fintech”. Agricultor chef,  que está directamente relacionado con la necesidad de gestionar toda la cadena por la que pasa el producto que se cocina para lograr una alimentación saludable y así dar solución a  la preocupación de la sociedad por una mayor  longevidad con calidad de vida.

dudas

Afortunadamente, la mayoría sino todas las  ocupaciones que apuntaba el artículo coinciden con perfiles profesionales que se pueden formar en las aulas de la UPV.

Estar informado  te ayuda a situarte y darte cuenta de la necesidad constante  de evolucionar, además de asimilar que vas a vivir en  un escenario de incertidumbre al que no estás acostumbrado, teniendo en cuenta que, cuando estás en tu escuela o facultad cumpliendo un programa de estudios prefijado, tienes  poco margen para tomar decisiones que supongan un  verdadero impacto en tu vida profesional, y por tanto, no estás muy acostumbrado a plantearte objetivos a medio y largo plazo.

Es  imprescindible, bajo mi punto de vista, que durante tus estudios universitarios,  como alumno dispongas de recursos para poder diseñar y tomar decisiones sobre tu Proyecto Profesional.

Es decir, tienes que tener bastante claras estas cuestiones:

  • A qué ocupaciones podría optar teniendo en cuenta mis estudios.
  • Qué requisitos formativos y personales se exigen para desempeñar esas ocupaciones.
  • Cuáles son las ocupaciones que me interesan.
  • Cuáles son mis carencias y mis fortalezas.

Es decir, que como  alumno recibas una orientación profesional durante tus estudios universitarios en la que colaboren  todos los agentes implicados. Profesores y jefes de estudio de los centros, representantes de los alumnos,  técnicos de orientación y empleo del Servicio Integrado de Empleo,  responsables de selección y recursos humanos de las empresas y colegios profesionales.

Para ello debe haber una verdadera voluntad de la Universidad y  favorecer la implantación de planes que supongan un impulso a su  misión de velar por la empleabilidad de sus titulados.

¿Crees que si ponemos todos de nuestra parte cuando te haga la pregunta del principio cambiará un poco la respuesta?

Yo lo tengo claro.

Inmaculada Badenes Luz

Orientadora  del Servicio Integrado de Empleo-UPV

Decisiones difíciles y experiencias inolvidables: de eso trata la vida

 

javier

El SIE complementa otras plataformas de búsqueda de empleo en las cuales el perfil del empleo que se ofrece tiene otra orientación (FP, etc.). Así que es una plataforma muy útil en la búsqueda de empleo para titulados universitarios.

Esta es la segunda vez que encuentro un trabajo gracias al SIE, ya que en 2013 encontré trabajo en el Instituto Tecnológico de la Energía (ITE). Afortunadamente o desafortunadamente (esto nunca lo sabemos y sólo el paso del tiempo nos hace intuir si la decisión tomada es la correcta), recibí un contrato Post-doctoral VaLi+D de la Generalitat Valenciana. Después de 2 meses pensando qué hacer, decidí abandonar este empleo tras trabajar 6 meses allí. Me fui a vivir y trabajar a Portugal un año (a la Universidade do Minho en Guimarães) y luego volví a trabajar a la UPV 9 meses más con este contrato. La verdad es que fue una decisión muy difícil de tomar. Consultando a amigos sobre qué harían ellos, oí respuestas totalmente opuestas (quédate vs. márchate). Una amiga me dijo: “vete, cuando vuelvas aquí va a haber lo mismo”. Abandonar un puesto de trabajo en el que tenía expectativas de seguir, que me gustaba y en el que tenía unas compañeras de laboratorio estupendas por algo desconocido y además temporal (estos contratos tienen una duración máxima de dos años) fue difícil. Mirando hacia atrás, la estancia en Portugal ha sido una experiencia muy enriquecedora tanto a nivel personal como profesional; ya que he conocido, convivido y trabajado con personas de diferentes países y culturas, he aprendido otro idioma, etc.

La parte negativa fue que después de acabar el contrato Post-doctoral ha sido muy difícil encontrar empleo (1 año y 4 meses). Pero bueno, nunca he desistido y he continuado formándome (estudiando idiomas, he escrito algunos artículo de revisión, etc.). Recientemente he vuelto a encontrar empleo gracias a la mediación del SIE, concretamente en el Instituto Tecnológico Mecánico, Mueble, Madera, Embalaje y Afines (AIDIMME) como técnico de Proyectos I+D+i. Así que mirando hacia atrás, he vuelto al mismo punto en el que estaba en el año 2013 (bueno ahora en AIDIMME estoy 25 metros más abajo y en la calle de enfrente del ITE!), pero después de haber vivido una experiencia inolvidable. Hay decisiones difíciles de tomar, pero de eso trata la vida y la mayoría de las veces nunca sabremos si las decisiones tomadas fueron acertadas o no.

Javier Molina Puerto

El salto de un Doctor de la vida universitaria a la empresa

sin-titulo

Me llamo Sergio Martínez, estudié Doctorado en Informática. Anteriormente había estudiado Ingeniería de Telecomunicaciones en la UPCT.

Soy Ingeniero de Producto en FICOSA. Estoy en el departamento de I+D, nuestro trabajo consiste en diseñar y demostrar nuevas  tecnologías a fabricantes de automóviles. Principalmente nos dedicamos a las comunicaciones dentro y fuera del coche.

Cuando estaba finalizando el doctorado dediqué una tarde a actualizar mi curriculum en el SIE. Sin buscar nada, un día me contactaron desde FICOSA por una oferta que habían pasado al SIE y en la que encajaba. Hicimos entrevista telefónica y presencial. Y acordamos que me incorporaría 3 meses después, cuando hubiese finalizado mi tesis doctoral.

Yo no conocía nada de la empresa hasta que me contactaron. Después del primer contacto por email y de una búsqueda rápida vi que trabajan en el área en la que hice mi tesis doctoral (Redes inalámbricas para vehículos). Así que en la entrevista telefónica me dedique a contarles lo que había hecho, y lo que quería hacer con todo lo que había aprendido durante el doctorado. Les pareció interesante y me invitaron a un proceso de selección con presentación de la empresa, exámenes técnicos y entrevista personal.

Durante toda el proceso tuve la sensación de que era una muy buena oportunidad para dar el salto de la vida universitaria (la cual ya había decidido abandonar) a la empresa.

Lo peor: el miedo a que un título de doctor y mi expediente académico y experiencia docente pesara en mi contra al presentarme a un puesto en la industria.
Lo mejor: Haber encontrado un trabajo en el que me siento valorado. La empresa me esperó más de 3 meses ya que como alumno de doctorado daba clases en Informática durante el segundo semestre y no me incorporé hasta el fin de las clases.

He preferido no dar consejos, porque no he tenido nunca problema para encontrar trabajo casi sin buscarlo, por lo que no me siento con autoridad para aconsejar a aquel que esté buscando y no encuentre.

Sergio Martínez Tornell

QUÉ ESPERAR DE UNA OFERTA DE EMPLEO: EL PUESTO Y LAS CONDICIONES LABORALES

ar

Cuando estás buscando empleo, te apuntas a muchas ofertas que vas viendo en diferentes canales. Unas dicen poco, otras nos cuentan muchas cosas… ¿pero qué esperar respecto a la información que transmiten?

Normalmente son amplios los datos que conciernen a los requisitos: lo que solicitan o necesitan del perfil a cubrir. Pero no son tan explícitos respecto a lo que ofrecen.

En ese sentido, para empezar, una oferta de empleo tendría que tener unos datos mínimos previos que son los siguientes: Nombre del puesto, funciones, lugar de trabajo, tipo de jornada completa o parcial, temporalidad vs estabilidad del contrato.

Es decir, necesitamos saber al menos de qué voy a trabajar, para hacer qué y dónde, geográficamente hablando, y durante cuánto tiempo aproximado.

Con todo esto ya podrás decidir si te interesa o despierta tu interés el trabajo en cuestión y si lo solicitas.

Después, durante el proceso de selección, o desde el principio si tenemos suerte, también aparecerá otra información que completaría idealmente lo que necesito saber.

Esos datos serían los siguientes: responsabilidades y tipo de proyectos, herramientas, formación que ofrecen, horario, salario, beneficios sociales, plan de carrera, fecha incorporación.

O sea, de qué me responsabilizo exactamente en sus proyectos y cómo son esos proyectos, con qué herramientas trabajo, si me enseñan de alguna manera especial (un curso, al lado de alguien que sabe más que yo…), lo que cobro y otros pagos en especie (guardería, seguro médico privado, dietas, gimnasio, descuentos…), si en la empresa tienen previsto algún plan para ir ascendiendo o cambiando dentro de la misma y cuándo empiezo a trabajar.

Lo más habitual es enterarse de la totalidad de la información en la entrevista. Te lo van a contar o tú lo puedes ir preguntando a lo largo de esa conversación.

En cualquier caso, hasta que no acudes a las entrevistas, no te llevas una impresión real de la empresa y su oferta. Y a la empresa le pasa lo mismo contigo; aunque envíes un cv muy completo, es en la entrevista donde obtendrán una impresión global y personal de ti.

Por último indicarte que no siempre las empresas nos avisan de la marcha de sus procesos de selección; algunas veces te dirán si has sido descartado (si eres aceptado es porque te contratan, ahí no hay problema…) y otras veces tendrás que interpretar su silencio como una respuesta negativa.

Si te dan alguna explicación del porqué no has sido elegido, aprovecha esa información para mejorar la siguiente vez o para aumentar tu empleabilidad formándote.

¡Ánimo y recuerda todo esto cuando estés en el otro lado: seleccionando!

Mónica Rodrigo Vergara 

Técnico de Empleo del Servicio Integrado de Empleo de la Universitat Politècnica de València

Marca la diferencia: aptitud y aCtitud

A la hora de buscar trabajo invertimos todo nuestro tiempo y nuestro esfuerzo en mejorar el CV, en prepararnos la carta de presentación, la entrevista, en seguir formándonos y un largo etcétera de aptitudes para hacer de nuestro currículum el mejor.

Por supuesto que todo eso es necesario e importante, pero hay algo que va un paso más allá: nuestra aCtitud.  De nada sirve contar con capacidades innatas o aprendidas si no se es capaz de transformarlas en algo positivo.

actitud

Es la aCtitud, en muchas ocasiones, lo que hace que te escojan en un puesto de trabajo o que no lo hagan.

La mayoría de candidatos que postulan a un mismo puesto de trabajo tienen la misma formación e incluso la experiencia similar. Y ahí es donde aparece nuestra C, nuestra aCtitud es lo que marcará la diferencia.

A las empresas llegan decenas de currículums diarios, así que plantéate qué aCtitud quieres tomar. Sin duda puede que tu CV sea impecable pero… ¿y si no te llaman?

Puede que tú mismo tengas la soluCión entre las manos.

1-DeCisión: márcate una meta. No tiene por qué ser directamente un empleo concreto, sino qué tipo de empleo quiero, con qué características lo quiero, en qué país lo quiero, en qué tipo de empresa me gustaría.

2-ProaCtividad: La autocandidatura puedes ser una buena opción. Estar en el momento adecuado en el sitio adecuado.

3- InternaCionalización : Se consigue a través del conocimiento de idiomas y es una de las claves para aportar flexibilidad al candidato y lo que te permitirá poder desenvolverte en diversos entornos.

4- La toleranCia, tanto a la frustración que pueda ir surgiendo durante el proceso como a las demás personas y a nosotros mismos/as.

5- El autoControl que debemos tener  tanto emocional como conductual.

6- Constancia y Confianza: Si eres una persona constante y confías en tus posibilidades y valores lo conseguirás. No hay que rendirse, lo tienes que intentar una y otra vez y darle absoluta prioridad a este hecho de tu vida.

No te diré que disfrutes durante la búsqueda de empleo, pero sí,  que con una buena  aCtitud  disfrutarás del encuentro.

Merche Lillo Sánchez

Técnico de Empleo  de la Universidad Politécnica de Valencia en el campus de Gandia.

No hay que parar de cultivarse

gemma

Mi nombre es Gemma Ortiz Climent, soy Graduada en Comunicación Audiovisual y estoy en el sector laboral desde hace algunos años.

Para explicar mi historia debo remontarme al año 2007, en el que comencé por primera vez a estudiar en la UPV, en el Campus de Gandía. Como es habitual en muchos alumnos, empecé estudiando algo que no me gustaba, Ingeniería en Telecomunicación, y después de un año de esfuerzo y repetido fracaso, conseguí acceder por medio de la lista de espera a la carrera que me define hoy en día como profesional y como persona, Comunicación Audiovisual.

Los tres primeros años estudiando (y trabajando de camarera los fines de semana) fueron estupendos, aunque no conseguí trabajar en el sector audiovisual, pese a que lo intentaba con entusiasmo.

Pero en el año 2012, una tarde estudiando en la pecera, decidí buscar toda la información del Servicio Integrado de Empleo de la Universidad, para poder comenzar a hacer prácticas de empresa. Al día siguiente me encontraba en su oficina preguntándolo todo y encantada por tener una oportunidad de meter cabeza en este mundo tan difícil.Hice toda la inscripción online, rellené todos los datos, la experiencia laboral, que en aquel entonces era toda del sector de la restauración y la hostelería, y me inscribí a mis primeras ofertas.

Una tarde de noviembre me llamaron de PubliSafor, una empresa de publicidad de Gandía para empezar mis prácticas. ¡Yuju! Eso pasó por mi mente durante semanas. Hasta que el 19 de noviembre del 2012 comenzaba mis prácticas profesionales como redactora y locutora en una radio y un periódico local. Fueron seis meses muy productivos, en los que tuve que tener otro trabajo en hostelería para poder costearme los gastos universitarios, pero estaba encantada, hasta que encontré otro trabajo, gracias al Servipoli. Nueve meses en el Servicio Deportivo de la Escuela Politécnica de Gandía. Fue una época genial.

Ya en abril del 2014 comencé otras prácticas laborales en DCIP Consulting, una empresa de comunicación de Valencia, en la que estuve de prácticas un año, y me hicieron contrato laboral. Aprendí muchísimo, como siempre, no hay que parar de cultivarse. Y pusieron a un alumno de master a mi cargo para que lo enseñase. Después de tres meses, el chico se quedó por la cuarta parte del salario que yo tenía en ese momento, y yo me fui a la calle por fin de contrato laboral.

Mi primer golpe en el sector audiovisual.

Así que seguí buscando, mientras me tomé un año medio-sabático de estudiar, y retrasé la entrega de mi TFG. Mientras tanto me otorgaron la DipuBeca de un mes de duración para trabajar en una administración pública, y el mismo año en octubre, otra beca de la Diputación de Valencia para trabajar tres meses en una radio local, esta vez en Manisses.

Así que llegó el 2016, ya tenía 27 años, y necesitaba terminar la carrera y encontrar un trabajo estable. Así que utilicé las últimas 263 horas de prácticas que la Universidad me permitía hacer, para acceder a una empresa del Parque Tecnológico de Valencia, CCTV Center, compañía de distribución de sistemas de video vigilancia. Y en julio entregué mi TFG con un 9,5 de nota.

Ahora ya han pasado siete meses y tengo un contrato laboral de un año, con opciones de seguir otro año, y seguidamente, oferta de un contrato indefinido. Así que, hay esperanza y posibilidades de futuro profesional en nuestro país.

Gemma Ortiz Climent

No podría estar mejor en esta empresa

ruben-eg

Verano de 2015, había dejado unas prácticas en un despacho de arquitectura por realizar un máster que realmente me apasionaba en la UPV. Quería enfocar mi carrera por la rama de la logística y la gestión empresarial y ahora era el momento.

Dediqué tiempo al máster mientras tiraba curricula y miraba ofertas de trabajo diariamente. El inglés, el máster y seguir ofertas de trabajo era mi rutina cada día. Aún recuerdo el día que me llamo la empresa en la que actualmente trabajo.

Había aplicado a varias ofertas indiscriminadamente cuando recibí una llamada de una empresa en Alcora que quería hacerme una entrevista, no sabía porqué me habían llamado, ahora sé que fue gracias al SIE. Dije que sí sin saber exactamente si iría. Iba a empezar unas prácticas en Ribarroja y no pensaba en irme a Alcora a la entrevista y mucho menos trabajar tan lejos. LLame para cambiar la fecha de la entrevista, no me importaba que se cancelase, mientras ya había agregado a LinkedIn a la responsable de RRHH (después me comento que fue mi perfil “interesante” lo que permitió el cambio de fecha de entrevista). Así que, le pedí el coche a mi padre y fui a la entrevista. Ya que iba tan lejos, preparé un powerpoint para realizar una presentación sobre mí, era la primera vez que lo hacía. La entrevista se alargó más de lo normal, lo que siempre es buena señal y me llamaron para continuar en el proceso. Finalmente obtuve el puesto.

Actualmente llevo ya 8 meses y siempre digo que no me imaginaba estar allí trabajando, pero la verdad es que no podría estar mejor. Mis consejos:

1) Di que sí SIEMPRE a TODAS las entrevistas, aunque creas que no te gustará el trabajo. Cada entrevista no superada te acerca más a tu empleo deseado.

2) Hay que mantener las redes sociales actualizadas y estar activo en tu campo profesional.

3) ¡Da la nota! Se tú mismo, se diferente, defiende tu marca personal y véndela.

 

Ánimo a todos los estudiantes de la UPV, somos la élite.

Un saludo.

Rubén Escudero González