¿Gestionamos nuestro tiempo o nos manejan las circunstancias?

El tiempo es  un recurso muy diferente de los que estamos acostumbrados a manejar. Es imprescindible para cualquier acto humano, no hace distinciones entre las personas, el día tiene 24 horas para todos.

Por desgracia no es almacenable, ni elástico y es insustituible.

El tiempo es inexorable, fluye en un solo sentido. Es gratuito pero muy valioso, tanto que nos empeñamos en poseerlo.

clock

Pero, ¿POR QUÉ sentimos que gestionamos MAL EL TIEMPO?

Si analizáramos las causas veríamos que, además de agentes externos que pueden “robarnos” el tiempo como llamadas, interrupciones y ese tipo de situaciones, en la mayoría de los casos la sensación de no saber gestionar bien el tiempo se debe a causas internas de la persona:

  • No sabemos organizarnos
  • Estamos acostumbrados a reaccionar sin pensar. Las situaciones nos sorprenden y no  acabamos de decidir qué queremos hacer con nuestra vida
  • No tenemos claras nuestras prioridades. Qué es lo que debemos  o no sacrificar o posponer para conseguir nuestras metas.
  • Solemos demorar las decisiones importantes por miedo a equivocarnos, lo cual va muy unido a nuestro exagerado perfeccionismo e inseguridad. Creemos que tomar una mala decisión nos llevará al desastre más absoluto y lo dejamos pasar hasta que se convierte en un asunto urgente y entonces caemos en el caso contrario, nos precipitamos.
  • Y por último, somos poco asertivos con personas y situaciones a las que deberíamos decir no.

 

Por ello  sería interesante que  incorporásemos a  nuestra vida buenos hábitos que nos facilitaran,  no solo cumplir nuestros objetivos, si no también,  y más importante, ser más felices, con el convencimiento que estamos viviendo la vida que queremos vivir.

 

Veamos cómo crear esos buenos hábitos.

 

1. Ejercitar nuestra capacidad de decisión

 

La acción es lo que determina la calidad y la cantidad de resultados en la vida de cualquier persona. Pero, ¿qué es lo que precede a cualquier acción? ¿Qué determina cómo nos comportamos y en definitiva cual es nuestro destino último en la vida? La respuesta es el poder de la decisión.

Todos tenemos este increíble poder y son nuestras decisiones las que en última instancia forjan nuestro destino. Toda decisión, aunque al principio parezca insignificante, si es positiva puede aportar mejoras espectaculares a tu vida.

Cuando uno toma una decisión de verdad se compromete a algo y corta el camino hacia cualquier otra posibilidad que no sea la que ha decidido convertir en realidad.

Comienza a ejercitar tu capacidad de decisión. Toma decisiones a menudo. Toma hoy algunas decisiones que hayas estado posponiendo durante algún tiempo y comienza a experimentar tu verdadero poder. Si lo haces habrás iniciado el trabajo para desarrollar el músculo emocional más poderoso que tenemos los seres humanos, la capacidad de cambiar nuestro destino en base a tomar mejores decisiones sobre cómo manejar nuestra vida.

La acción es lo que determina la calidad y la cantidad de resultados en la vida de cualquier persona. Pero, ¿qué es lo que precede a cualquier acción? ¿Qué determina cómo nos comportamos y en definitiva cual es nuestro destino último en la vida? La respuesta es el poder de la decisión.

 

2. Técnica de “un día detrás de otro”

Para alcanzar cualquier objetivo que realmente merezca la pena has de estar dispuesto a poner un alto nivel de compromiso, has de tener un deseo tan ardiente de lograr ese objetivo que te provea de la energía necesaria para persistir a pesar de la tentación de volver al antiguo patrón de comportamiento más cómodo.

Para lograrlo hay una técnica que suele dar muy buenos resultados: la técnica de “un día detrás de otro”.

Imagina que quieres comenzar a hacer ejercicio cada mañana a primera hora. Imaginarte levantándote pronto todos los días de tu vida puede ser abrumador y desmotivante. Pero si simplemente decides enfocarte en hacerlo por un día, se transformará en algo muy sencillo. Todo el mundo puede levantarse pronto un día para hacer algo de ejercicio.

 

3. La programación semanal: claves

 

Clave I – Antes de comenzar una semana dedica 30 minutos a programarla

Elige 30 minutos del fin de semana en los que puedas estar relajado y enfocado a programar la semana siguiente.

Dedica esos minutos a reflexionar sobre lo conseguido la semana anterior y fíjate metas para la siguiente semana.

 

Clave II – Diferencia claramente lo importante de lo urgente.

La programación ha de estar siempre basada en actividades que son importantes y que no hemos dejado que lleguen a ser urgentes.

 

Clave III La programación ha de ser “realista”.

Esto quiere decir que debemos evitar programar en exceso para comprobar, a veces, al final de la jornada, que gran parte de las tareas programadas han quedado sin hacer lo cual desemboca en sentimientos de frustración.

 

Clave IV – La programación eficaz siempre está basada en una lista de tareas ordenada por prioridades.

 

Clave V – Es fundamental mantener una visión con perspectiva.

No se trata de ver únicamente el día a día sino el objetivo perseguido.

 

Clave VI – Hazte cada día dos preguntas clave.

¿Cuál es la tarea más importante que puedo hacer hoy que suponga el mayor impacto positivo en mi vida profesional? ¿Y en mi vida personal?

 

Clave VII – Dedica todos los días 10 minutos a programar.

Determina el orden y la importancia de cada acontecimiento en tu vida

 

Clave VIII– Utiliza la regla del setenta – treinta.

De nuestro tiempo productivo de la jornada hemos de programar aproximadamente un 70%. Dejaremos sobre un 20% de nuestro tiempo sin programar para poder hacer frente a imprevistos, interrupciones y actividades que no programamos. Y por último, haremos una reserva absoluta de un 10% de nuestro tiempo para poder abordar aquellas tareas de vital importancia y que requieren toda nuestra concentración y energía. 

 

Clave IX – Piensa en resultados y no en tareas.

Demasiadas personas se enfocan únicamente en que sus agendas estén repletas y en mantenerse activas. Gran error, tiene más importancia determinar el destino correcto que la velocidad con la que avanzamos. Enfócate en los resultados y cíñete a las tareas realmente importantes.

 

Clave X Cuando reserves un tiempo para completar una tarea respeta al máximo esa cita contigo mismo.

No caigas en la trampa de tener miedo a decir “no” a los demás;  asigna siempre la prioridad que merecen tus “citas contigo mismo”.

 

Y, poco a poco, casi sin darte cuenta, comenzarás a implantar un nuevo hábito. Recuerda siempre que los hábitos se crean por la suma de acciones repetidas diariamente a lo largo de un determinado periodo de tiempo.

 

En definitiva, toma el control de tu vida, que no te manejen las circunstancias. Puede que no controles alguno de los acontecimientos de tu vida pero lo que siempre controlarás es cómo reaccionas ante esos acontecimientos.

 

Inmaculada Badenes Luz, Orientadora Profesional en la Universidad Politécnica de Valencia.

¿Aún no conoces las diferencias entre convenio y contrato prácticas?

Es una duda muy frecuente porque se confunde el contrato con el convenio al repetirse la palabra “prácticas”. Aquí puedes ver las diferencias de una manera muy gráfica y sencilla. También puedes ver las características del contrato de prácticas que es el más habitual cuando se es recién egresado/a.

contrato

contrato1

 

contrato2

contrato3Todo esto es según la legislación vigente en fecha Julio de 2014.

Como la normativa está en permanente actualización, puedes consultarla en tiempo real en nuestra web: www.sie.upv.es y en la del Servicio Público de Empleo: www.sepe.es.

 

Mónica Rodrigo Vergara, Técnico de Empleo del Servicio Integrado de Empleo de la Universitat Politècnica de València.

Una útil lista de control para buscar empleo: Comprueba qué has hecho y qué no

Hemos observado que un error recurrente a la hora de buscar empleo es no usar todas las vías que tienes a tu disposición o no usarlas bien.

checklist

Para ayudarte a reflexionar sobre este asunto hemos creado esta lista donde puedes comprobar lo que ya has hecho o no para buscar empleo.

Piensa también sobre la frecuencia y correcto uso de cada alternativa.

De nada sirve inscribirse en una base de datos o servicio y no hacer nada al respecto durante meses. O rellenar tus datos pero dejarlos a mitad o sin actualizar.

lista

La 18 la he dejado para ti.

Espero que hayas descubierto algo nuevo con esta lista. ¡Suerte¡

 

Mónica Rodrigo Vergara, Técnico de Empleo del Servicio Integrado de Empleo de la Universitat Politècnica de València

Saca a tu león a pasear o cómo demostrar tu valía en 3 pasos

Se reflexiona mucho sobre nuestros puntos débiles pero ¿qué pasa con los fuertes? ¿Cómo demostrar todo lo bueno que yo aporto en una entrevista?

Sin duda alguna es un punto clave para el éxito:

HAY QUE HACERLE SABER AL ENTREVISTADOR/A LO BUENO O BUENA QUE TÚ ERES

leon

Aquí te damos 3 pasos para ello:

Primero reflexiona cuáles son tus fortalezas de todo tipo, no sólo profesionales (puede que no tengas mucha experiencia), también académicas e incluso algunas personales (quieren conocerte). Haz una lista; también puedes preguntar a tus amistades y familiares.

Ten en cuenta que si no eres consciente de ellas, difícilmente podrás venderlas.

Después piensa cuáles de ellas podrían ser interesantes para la empresa en cuestión.

 

Ejemplos:

  1. Los idiomas se me dan muy bien
  2. Soy muy trabajador
  3. Me esfuerzo muchísimo hasta conseguirlo
  4. Me responsabilizo y me implico
  5. Los clientes se van satisfechos con mi gestión
  6. Domino esa herramienta informática
  7. Busco los recursos y la ayuda necesarios si veo que no voy a poder

 

Aprende a argumentar por qué, da motivos, razones y piensa ejemplos de logros obtenidos y también de dificultades que hayas vencido. Ejemplos siguiendo los casos anteriores:

  1. Porque hablo dos idiomas con fluidez; con estancias cortas en esos países los aprendí rápido
  2. Saqué muy buenas notas y además curso por año
  3. Esa asignatura se me atascó pero al final la aprobé con nota
  4. Ayudé a mis padres en el negocio familiar mientras estudiaba
  5. La clientela siempre quiere que yo les atienda
  6. La usé durante la carrera
  7. Un terapeuta me ayudó con la dislexia

 

Da información concreta, tanto objetiva y cuantificable como subjetiva y cualitativa, ejemplos:

  1. Tengo certificados de los idiomas
  2. He traído mi expediente académico
  3. El profesor escribió una carta de recomendación
  4. Me siento muy orgulloso de ello
  5. De hecho he recibido muchas felicitaciones de la clientela
  6. Aquí traigo un ejemplo de un trabajo hecho con ese programa
  7. Ya no cometo errores por la dislexia a día de hoy

 

Más ejemplos que os puedan dar ideas que os inspiren:

  • Aumentamos las ventas un 10%
  • Supuso un ahorro de miles de euros
  • Mi cliente nos felicitó
  • La clientela es muy fiel gracias a eso
  • Salió en la prensa nacional
  • El proveedor nos bajó los precios a raíz de aquello
  • Todo el equipo se sintió muy unido después
  • Nos invitaron a comer
  • Nos dieron una paga extra por haber conseguido ese objetivo tan difícil
  • El accidente fue grave aunque obtuvimos un gran aprendizaje
  • Nuestros plazos de respuesta se cumplieron e incluso se acortaron
  • Obtuvimos el certificado
  • Nos dieron un prestigioso premio
  • Pasé de una beca a un contrato en pocos meses
  • El resultado de las encuestas fue excelente
  • El proyecto finalizó bien en tiempo y forma pese a los inconvenientes
  • El director general me llamó a su despacho para agradecérmelo en persona

 

¿Cuándo? A lo largo de la entrevista, en tus respuestas. También si ves que la entrevista va acabando o te dan la oportunidad de aclarar dudas o  comentar algo, puedes aprovechar ese momento para insistir en tu fortaleza y por supuesto en tu interés y motivación por el puesto. El entusiasmo es contagioso.

 

Mónica Rodrigo Vergara, Técnico de Empleo del Servicio Integrado de Empleo de la Universitat Politècnica de València

 

Crea tu marca personal. Diferénciate.

Últimamente estarás oyendo y viendo por muchos canales la importancia de saber venderse profesionalmente a las empresas o, dicho más técnicamente, tener un buen enfoque de márquetin personal. Pero…, te preguntarás ¿Se trata de una moda pasajera más?¿Tiene sentido para una persona que apenas tiene experiencia laboral? ¿Es algo en lo que realmente vale la pena invertir tiempo? ¿Es útil para personas que no se plantean emprender un negocio o empresa propia? Y a todas estas preguntas, excepto a la primera, tengo que contestarte, sí, vale la pena.

La marca personal, en inglés personal branding, es el recuerdo, la impresión, la huella que dejas en las personas con las que trabajas y/o te relacionas. Es la percepción que tienen los que acceden  a tu perfil profesional y personal, sobre todo en las redes sociales, pero no solo ahí, también cuando te presentas a una empresa en persona, cuando leen tu cv y tu carta de presentación.

La MP, de ahora en adelante, no es una simple tendencia actual, en realidad se trata de una nueva forma de entender que, para que las personas que te interesan se fijen en ti ,no puedes continuar haciendo lo de siempre ”echar currículos” a ver si alguien pica. Hay que hacerse visible, pero con sentido común, haciendo las cosas bien, durante mucho tiempo y de forma coherente.

 

marcapersonal

 

Algunos pensarán que crear la MP es una meta a alcanzar cuando, en realidad, se trata solo de un medio para alcanzar tus objetivos o para progresar en tu vida o  en tu profesión. Una MP no es algo que elabores y dejes de revisar, sino que va evolucionando día a día, y eso ocurre tanto si la gestionas conscientemente como si dejas que se desarrolle accidentalmente. En definitiva, asumes el control de tu identidad, que no dependa de la suerte, te ayuda a atraer a las personas que sintonizan contigo y  a comunicar quién eres a tu entorno de un modo rápido y eficiente.

¿Alguna vez te han comentado compañeros, jefes, profesores u otras personas que eres bueno en alguna materia de estudio  o haciendo algo?

Para  poder tener una marca y diferenciarte tienes que pensar en qué destacas, en qué materia has profundizado más en tus estudios, qué habilidades profesionales has demostrado si has  trabajado o hecho prácticas.  También piensa en lo que tú aportas y te hace ser diferente, por ejemplo, al  practicar un deporte, al realizar alguna actividad en tu tiempo de ocio, o si destacas porque tu red de contactos es gigantesca e interesante. Cuando lo hayas pensado trata de ver si puede ser atractivo para las empresas.

Recuerdo un ingeniero que fue contratado en una empresa dedicada a diseñar calzado deportivo para escaladores y deportistas de alto rendimiento porque además de sus estudios practicaba en su tiempo libre montañismo y escalada.

Hay personas a las que admiras por su trayectoria profesional, por sus conocimientos o experiencia en áreas que te interesan, ¿has estudiado su trayectoria? ¿Qué podrías hacer para parecerte a ellos?

En conclusión, establece una estrategia para gestionar tu MP.

  1. Define tus objetivos a corto y medio plazo (dónde quieres llegar)
  2. Piensa en los mensajes (qué vas a contar)
  3. Diseña tu estrategia de márquetin (cómo lo vas a hacer)
  4. Y elige bien las herramientas que vas a utilizar (canales que vas a utilizar)

 

Y no lo olvides, nunca dejes de aprender,  de conocer a personas que te interesen y  de buscar espacios para darte a conocer. Ahí están las claves del desarrollo profesional y personal.

 

Inmaculada Badenes Luz, Orientadora Profesional en la Universidad Politécnica de Valencia.

El tiempo en la entrevista: un reloj y un calendario

Pensemos sobre las cuestiones temporales que afectan a una entrevista de trabajo.

tiempo

Duración:

Bueno, ya sabes que durante una entrevista de trabajo el entrevistador  (a partir de ahora lo llamaré Mariano para abreviar) desea conocerte en profundidad, como profesional y como persona.

Así que lo normal es que esa conversación le lleve un ratito largo, mínimo media hora y hasta una hora y algo…

Por cierto, pensemos que el entrevistado se llama Pablo.

 

Puntualidad:

Respecto a la hora de llegada, obviamente es un error llegar tarde, eso es lógico…

Pero tampoco es bueno ir antes porque Mariano tiene su planificación (al fin y al cabo está trabajando) y se la rompe. ¿Qué hace? ¿Le hace esperar? ¿Interrumpe su agenda? Le viene fatal…

Pablo debe ser puntualísimo, recomiendo aparecer 5 minutitos.

También resulta útil planificarse el viaje: ¿es hora punta o hay alguna eventualidad: partido de fútbol, zona céntrica? ¿Sé llegar? Puedo ir unos días antes para asegurarme… ¿Llevo el teléfono móvil cargado y con su número apuntado? Por si me pierdo o sucede cualquier cosa…

¿Y qué pasa si Mariano había quedado a una hora y Pablo espera, y espera y espera….? Bueno Pablo, no te pongas nervioso, esas cosas pasan.

Si crees que el tiempo es excesivo acércate a la persona de recepción o administración y le comentas: “veo que  ha pasado una hora desde que me citasteis, se os debe haber complicado el día, ¿queréis que venga en otro momento? Yo estoy disponible”. Pablo quedará como un rey: paciente, educado y flexible.

 

El siguiente paso:

Y temporalmente hablando, ¿qué puedo hacer después de la entrevista?

Lo idóneo es que Mariano haya dicho algo sobre los plazos y lo que pasará a partir de ese momento. Pero si no lo ha hecho, Pablo, al ver que la entrevista está llegando a su fin sin tener esa información, puede preguntarle directamente por este punto, sin problema. Demuestra interés y organización.

Después, Pablo se anotará en su agenda (o dónde y cómo prefiera) esa fecha y actuará en consecuencia. Si no le han contactado puede tomar la iniciativa con una llamada o un email. No resulta pesado, demuestra interés.

Ha habido casos en los que personas como Mariano, se han decantado por la candidatura que ha hecho esto: interesarse después, porque les ha parecido muy buena señal de su motivación.

 

¿Se os ocurren más situaciones en las que el tiempo en la entrevista sea un factor relevante?

 

Mónica Rodrigo Vergara, Técnico de Empleo del Servicio Integrado de Empleo de la Universitat Politècnica de València

¿Has oído hablar de la resiliencia? ¿Qué es?

En los últimos años, el concepto de RESILIENCIA ha ido ganando relevancia, extendiéndose a campos como el de la empresa y del bienestar.

Emmy Werner (Nacida 1929) es una  psicóloga americana quien después de un estudio  longitudinal, en 1955, en una isla de Kauai (Hawai), estableció el término;  no sospechaba que los resultados obtenidos sentarían las bases de una nueva concepción del ser humano.

Inició su estudio con una muestra de 700 niños recién nacidos procedentes de familias que vivían en situaciones desfavorables de pobreza, desestructuración, enfermedades mentales, alcoholismo… La sorpresa la obtuvo cuando el 30% de los niños no sólo no desarrolló ninguna patología sino que vivía una vida completamente normal, con un desarrollo sano y positivo.

resiliencia2

Uno de los problemas más comunes con el concepto de resiliencia es su definición sobre la que no hay un completo acuerdo. Sin embargo, sí que existe acuerdo en considerar que es un comportamiento  afectivo afrontamiento en respuesta al riesgo o a la adversidad (Luthar y Cushing, 1999).

La RESILIENCIA es la capacidad de recuperarse de situaciones traumáticas o extremas;  refleja la adaptación positiva a pesar de la exposición a experiencias adversas. No es la inmunidad al trauma sino la capacidad de recuperarse en las experiencias negativas.

 

¿Cuáles son los elementos sobre los que está sustentada la RESILIENCIA?

Revisando las teorías de varios autores, podemos resumir que las personas RESILIENTES poseen:

  • Las conductas adaptativas para afrontar la situación.
  • La fortaleza mental es otro concepto estrechamente relacionado.
  • Metas a largo plazo como fuente de motivación.
  • Autoexigencia y autorregulación.
  • Conciencia y control de los pensamientos y sentimientos.
  • Manejo del fracaso y del éxito.
  • Control del proceso de recuerdo de las experiencias traumáticas.
  • Integración de la memoria y los afectos.
  • Regulación de los afectos en relación al trauma.
  • Cohesión interna (pensamientos, afectos y acciones).
  • Establecimiento de vínculos seguros.
  • Comprensión, impacto del trauma.
  • Elaboración de un significado positivo.

 

Recientemente,   Knight (2007)   ha   planteado la RESILIENCIA como un estado que integra:

  • La competencia emociona; formada por autoconcepto positivo, regulación de las emociones, autonomía personal y sentido del humor. La creencia de que el auto-conocimiento es valioso y la reflexión sobre uno mismo y los acontecimientos son situaciones que contribuyen a está.
  • Competencia social; quedaría definida por la capacidad de generar relaciones sociales estables y beneficiosas, basadas en una correcta comunicación, sentido de pertenencia y empatía.
  • Orientación de futuro; representa una idea del significado de la vida con un enfoque optimista, sentido de compromiso  en  la resolucio´n de  problemas, flexibilidad y adaptacio´n a las En este  aspecto, el optimismo hacia  el futuro  es un importante elemento. También hay una convicción de que los buenos tiempos están por venir.

 

Articulo basado en Cabanyes J. (2010):  Resiliencia: una  aproximación al concepto. Rev Psiquiatr Salud Ment (Barc.)   2010;3(4):145–151 

Nuria Garcia Serra, Técnico de Empleo del Servicio Integrado de Empleo de la Universitat Politècnica de València

Las preguntas sobre puntos débiles en la entrevista: 7 consejos + 1 técnica

Preguntas consideradas difíciles hay muchas y cada uno tiene su “infierno” particular según consideres tus lagunas, miedos… en general o para un puesto o empresa concretos.

puntosdebiles

Una de las típicas trata sobre nuestros puntos débiles. Te la pueden plantear de diferentes maneras pero la idea final siempre es la misma, aquí tienes algunas variantes:

-Cuéntame 3 defectos que tengas

-¿Cuáles crees que son tus debilidades para este puesto?

-Veo que no aportas experiencia / idiomas / conocimientos…para el trabajo

¿Qué me puedes decir al respecto?

-Si le preguntara a tu jefe anterior en qué sueles fallar, ¿qué me diría?

-Dime algo negativo sobre ti

-¿Qué desventajas crees que tiene tu contratación?

-¿En qué estás más flojo para este puesto?

-Me preocupa que no tengas experiencia / idiomas / conocimientos…

 

Aquí tenéis siete consejos útiles en cualquier caso:

1. Antes de acudir a la entrevista, reflexiona sobre qué puntos débiles tienes para esa empresa y/o puesto. Así no te pillará de sorpresa.

Por supuesto, también puedes reflexionar sobre tus fortalezas pero ahora nos estamos centrando en las debilidades.

2. No prepares la respuesta exacta, tipo loro. Se trata de transmitir autenticidad y sinceridad en esa situación concreta.

3. No des respuestas estándar, las manidas frases de “soy muy perfeccionista o me vuelco en el trabajo” no dicen nada, al contrario, de tan usadas no resultan nada creíbles.

4. No comentes una debilidad que hace que seas totalmente descartado. Por ejemplo, si optas a un puesto de logística, decir que eres desordenado no es buena idea…

5. No comentes una debilidad especialmente personal o íntima. Por ejemplo, decir que eres una persona desleal con tus amistades no tiene nada que ver con ningún trabajo y creará una pésima impresión.

6. Al explicar tus puntos débiles actuales puedes comentar cómo vas a superarlos. Esto es especialmente útil cuando se trata de conocimientos, por ejemplo: me estoy formando en ello, en poco tiempo puedo adaptarme, tengo una base e iré mejorando,…

7. Al explicar tus puntos débiles pasados puedes comentar cómo los superaste.

 

Para este último punto existe una técnica llamada STAR: Situación, Tarea, Acciones y Resultados. Son 4 pasos:

Situación: Es el problema a solucionar. Se expone el contexto, lo que pasó. Tarea: Se refiere a tu responsabilidad en la empresa. Describe cuál era el reto y las expectativas que había sobre ti.

Acción: Describe qué hiciste para resolver el problema, cómo y con qué medios o herramientas.

Resultado: Qué conseguiste. Explica el éxito final y las mejoras conseguidas con tu actuación. Si puedes, cuantifícalo y da datos objetivos y subjetivos.

 

Un caso que todos conozcamos, un camarero por ejemplo:

S: Un cliente se quejó duramente sobre la comida

T: Como camarero no podía hacer oídos sordos a esa situación, para un restaurante es lo peor…

A: Le pregunté exactamente qué le pasaba, ¿podía ayudarle en algo? ¿Le cambiaba el plato?

R: El cocinero le preparó otro plato prestando especial atención a la ración y presentación y quedó contento, ¡hasta nos dejó propina!

Para acabar y en definitiva, para responder a estas preguntas, y en general todas las de la entrevista, transmite entusiasmo: ¡Es contagioso!

 

Mónica Rodrigo Vergara, Técnico de Empleo del Servicio Integrado de Empleo de la Universitat Politècnica de València

Cita profesional: ¿qué me pongo?

Sí, hay que insistir en ello…

No, no es lo más importante…

Pero sin duda la imagen que des en una cita profesional, (entrevista, presentación, conferencia…) es un factor a tener en cuenta.

Seguimos viendo personas que acuden a citas con las empresas con ropa deportiva, casual, cierto desaliño, inadecuados… Incluimos también el aseo personal: peinado, maquillaje, afeitado. Unas uñas o zapatos sucios, un fuerte olor a colonia… son algunos ejemplos que también causan una mala impresión. Y es tan sencillo presentar una imagen correcta…

armario

¿Qué mensaje transmitimos si nos ven así? ¿Qué entienden las personas que seleccionan al vernos de esta guisa?, ¿qué actitudes nos atribuyen? pues algo parecido a esto…:

  • Que no me importa mucho lo que estoy haciendo aquí y ahora
  • Que no me tomo en serio esta situación
  • Que todo vale
  • Que soy demasiado informal
  • Que no me interesa todo esto
  • Que no me preocupa el resultado
  • Que mi interlocutor no se merece unos mínimos de atención
  • Que soy inmaduro
  • Que tengo cosas mejores que hacer antes o después de esta cita
  • Que me da igual
  • Que no me vale la pena
  • Que no me he preparado esta cita
  • Que vengo por venir
  • Que soy sucio / desorganizado / despistado
  • Que soy poco profesional / trabajador
  • Que no me esfuerzo lo suficiente
  • …etc.

Muchas deducciones negativas como resultado.

Ponte en el lugar del que entrevista ¿Qué pensarías tú? De hecho normalmente ¿qué impresión te da la gente por su aspecto personal?

 

Hay dos dichos relacionados con este tema que nos dicen:

Viste como quieras que te traten.

Viste como lo que quieres llegar a ser.

 

Así que por favor, ¡arreglaos¡ No importa el lugar, hora, día o tipo de empresa a la que acudís. Unos mínimos son necesarios. Ya estamos en el mundo empresarial.

Acudid a cualquier establecimiento y compraos un básico para estos casos: pantalón de tela, camisa, chaquetas (discretos en colores y estampados, o mejor lisos). Y  unos zapatos que no sean deportivas.

La palabra clave es PULCRITUD.

La Real Academia Española la define así:

pulcro, cra. (Del lat. pulcher, pulchra).

  1. adj. Aseado, esmerado, bello, bien parecido.
  2. adj. Delicado, esmerado en la conducta y el habla.

 

Y por último adáptate a la organización, no es lo mismo acudir a una cita con:

  • Un banco
  • Una empresa pequeñita agrícola
  • Una prestigiosa agencia de publicidad
  • Un reputado gabinete de abogados
  • Una ONG
  • Una empresa pequeña de alta tecnología
  • Una constructora extranjera
  • Una multinacional manufacturera
  • Una empresa de relaciones públicas y organización de eventos

 

Y tampoco es lo mismo según el puesto, ejemplos:

  • Diseñador
  • Técnico Comercial
  • Director de Producción
  • Jefe de un vivero
  • Técnico Administrativo
  • Analista Programador
  • Jefe de Proyectos
  • Técnico de Laboratorio

¿Qué os sugieren estas organizaciones y estos puestos? Diferentes imágenes acuden a tu mente, ¿verdad?

Se trata de ser tu mejor versión de ti mismo para que sólo se centren en el gran profesional que eres. Piénsalo, de verdad que vale la pena.

 

Mónica Rodrigo Vergara, Técnico de Empleo del Servicio Integrado de Empleo de la Universitat Politècnica de València.

Competencias. Qué son y por qué son importantes.

Al igual que gestión empresarial o la gestión de las organizaciones, la gestión de los Recursos Humanos ha evolucionados desde la Revolución Industrial, con el concepto de hombre –máquina Taylorista, hasta nuestros días donde las personas han pasado a ser un elemento central en las organizaciones del conocimiento. Así mismo los procesos de selección también han evolucionado, inicialmente se utilizaban los test de inteligencia y/o de personalidad, y en el momento actual la técnica más utilizada es la selección por competencias.

De hecho actualmente cuando se establece el perfil, o los requisitos que son necesarios que posea el candidato que va a desarrollar el puesto de trabajo, se establecen dos tipos de requerimientos:

  • Los requerimientos objetivos o también llamados Perfil Hard. Dentro de estos se encuentran los contenidos que suelen aparecer en un Curriculum Vitae, como por ejemplo formación académica, idiomas, o experiencia.
  • Perfil Soft, dentro de este se incluyen las competencias.

 

¿PERO QUÉ SON LAS COMPETENCIAS?

Si utilizamos la definición de Lévy-Leboyer (1997).las competencias son “Comportamientos observables en la realidad cotidiana del trabajo e igualmente, en situaciones test. Ponen en práctica, de forma integrada, aptitudes, rasgos de personalidad y conocimientos adquiridos

De esta definición es importante destacar que las competencias son conductas (lo que hacemos) que realizan las personas en situaciones de trabajo o en pruebas como pueden ser las Dinámicas de grupos que realizan las empresas.

Podemos afirmar que las competencias son cosas que las personas, lo cual implica unos conocimientos “saberes”, unas habilidades “saber-hacer”, y unas  actitudes “querer” integrados entre sí.

 

¿CÓMO PODEMOS CLASIFICAR LAS COMPETENCIAS?

La mayoría de autores clasifican las competencias en dos:

  • Genéricas o Transversales: son aquellas que son aplicables a diversos puestos de trabajo, como las habilidades sociales, capacidad de aprendizaje, iniciativa.
  • Específicas: son propias de una profesión, ámbito o familia profesional. Son aquellas que están referidas a las habilidades específicas, implicadas con el correcto desempeño de puestos de un área técnica o de un área funcional específica. Como por ejemplo programación en PHP, cálculo de instalaciones eléctricas, realización de planos con Autocad.

Las competencias y el análisis de éstas están siendo en estos momentos un elemento importante en el mercado de trabajo, convirtiéndose en ocasiones en un elemento definitorio de la empleabilidad de las personas.

picjumbo.com_HNCK4011

 

Nuria García Serra, Técnico de Empleo en el Servicio Integrado de Empleo de la Universitat Politècnica de València.