La relajación es “un estado o respuesta percibidos positivamente en el que una persona siente alivio de la tensión o del agotamiento” (Sweeney).

¿Por qué voy a hablaros de la relajación?, ¿qué tiene que ver con la búsqueda de empleo o con la orientación laboral?

Porque es importante conocer qué pasa en nuestro cuerpo cuando estamos estresados y así saber llegar a la tranquilidad voluntariamente, nos ayuda a enfrentarnos al estrés y a las preocupaciones del día a día y nos ayuda a conseguir el logro de objetivos, así como a tomarnos la vida con más serenidad, confianza en uno mismo e ilusión por el futuro.

Una manera de prepararte antes de ir a una entrevista de trabajo es haciendo un ejercicio de relajación como el que te propongo.

Ejercicio de relajación para la ansiedad (sacada del libro editado por mi profesora de yoga):

Prepárate para la relajación, observa tu cuerpo completamente relajado.

Céntrate en tu respiración lenta y profunda, observa cómo te sientes, observa tu corazón, pregúntale ¿Cómo está?… siente como en cada exhalación tu corazón se relaja más y más.

Imagina una luz blanca que entra por tu coronilla y percibe como al ir pasando por tu mente te va relajando… observa tus pensamientos…  tus preocupaciones… obsérvalos como un espectador…y siente como esa luz te transmite tranquilidad y paz…

Nota como baja por tu rostro, relájate…, llévala hasta tu cuello, tus hombros y tus brazos, relájate… siente como te inunda de paz y tranquilidad… como llega a tu corazón, y las preocupaciones se hacen pequeñas, la ansiedad va desapareciendo. Relájate….

Dirige esa luz blanca hacia el abdomen, siéntelo relajado, llévala hacia tus caderas, relájalas, llévala hasta tus piernas, tus pies, percibe el peso de todo tu cuerpo y relájate.

Observa todo tu cuerpo inundado de esa luz blanca y pura, siente como te renueva, te llena de energía, de vida. Relájate….

Percibe como inunda cada parte de tu cuerpo, tus órganos…tus músculos… Relájate.

Poco a poco vamos a ir siendo conscientes de aquí y ahora, completamente renovad@s de energía. Mueve las pequeñas articulaciones de los pies, de las manos, abre los ojos, estírate y cuando lo sientas, sin prisa, ve incorporándote por el lado derecho, si no necesitas te quedas unos instantes en posición fetal.

 

Una vez que estés relajad@ prepárate para la entrevista, aséate, vístete de forma adecuada e infórmate bien de la empresa, es importante tener una actitud positiva, relajada e ir motivad@.

IMG_20150323_163046

Libro del cual he extraído el ejercicio de relajación.

Carmen Casas, Técnico de Empleo del Servicio Integrado de Empleo de la Universitat Politècnica de València.