REINVENTARSE PROFESIONALMENTE: por Matías Baixauli, Arquitecto UPV

Mi caso como  titulado en la ETSAV como arquitecto es un poco atípico. Acabé mi carrera en el verano del 2008, justo 30 años después de empezarla en 1978. Quiero compartir con vosotros en estas líneas como he hecho de la necesidad virtud y como ha cambiado mi vida desde entonces.

¿Qué pasó para que me tomara ese tiempo?

Sencillo… me quemé. Únicamente me quedaban 3 asignaturas y el PFC cuando decidí que no tenía más fuerzas para seguir adelante.

Tenía una empresa de informática y me había casado en 1992, cuando tomé la decisión de abandonar y no seguir adelante, mi familia y mi empresa exigían toda mi atención.

Pero justo ese año, después de las olimpiadas, se vino todo abajo. España se sumió en una crisis y esa crisis afectó a mis ingresos porque muchos de mis principales clientes se declararon en quiebra y tuve que empezar desde cero.

Fue entonces cuando mis estudios universitarios me ofrecieron la oportunidad de tener un trabajo como jefe de obra en una empresa de multiservicios que atendia avisos de las compañías de seguros.

Una cosa llevo a la otra y durante los siguientes 14 años fui ascendiendo paulatinamente en diversas empresas, hasta llegar a tener un muy buen sueldo, coche y tarjeta. En esta empresa necesitaban que terminara mis estudios superiores, porque realizaba mucha obra pública y tener técnicos con titulación superior les ofrecia mayor puntuación en las licitaciones a las que se presentaban.

Asi que me dieron permiso para asistir a la universidad de nuevo y terminar mis estudios superiores de Arquitectura.

Logré el ansiado titulo dos años después, con mucha lucha por mi parte, ya que además de trabajar y estudiar, padecí una enfermedad grave, justo antes de terminar el PFC.

Sólo dos meses antes me habían despedido a través de un ERE, la mayor crisis económica de la historia reciente de España había desembarcado para no marcharse durante una decada.

De nuevo me encontré, como recién titualado, pero sin posibilidades de ejercer mi profesión porque sencillamente no había trabajo para mí, ni para cientos de miles de profesionales del sector de la construcción que fuimos las primeras victimas del pinchazo de la burbuja de la construcción.

No me quedó otra que empezar desde cero, tomé la decisión de tomar un  nuevo camino y empecé a realizar diseño web y a enseñar a otros arquitectos como promocionar sus servicios profesionales a través de Internet y las redes sociales.

Mi anterior actividad como empresario del sector informático despertó en mi el interés por las nuevas tecnologias, Internet y las redes sociales emergentes.

Me dí cuenta desde el principio, que las redes sociales, eran un magnifico vehículo para promover tanto empresas como servicios profesionales, así que empecé a devorar decenas de cursos de marketing online y redes sociales, desde casa con profesores y mentores de EEUU, que es donde más desarrolladas e innovadoras surgían las estrategias de marketing online.

Hoy día mi actividad principal es como consultor de marketing estratégico y especialista en redes sociales.

Quiero utilizar la útima parte de este artículo para daros unas recomendaciones a la hora de utilizar los perfiles de redes sociales como herramienta en la búsqueda de empleo, en especial de LinkedIn.

1 – Mezclar en vuestros perfiles lo personal y lo profesional en las redes sociales es un tremedo error. Mantener perfiles separados.

2 – Linkedin es una herramienta muy potente para que te encuentren como profesional y para encontrar empresas en las que estés interesado trabajar.

3 – Completa tu perfil profesional al 100%. Una foto profesional y sonriendo. Optmiza las palabras clave por las que quieres que te encuentren.

4 – Utiliza el resumen de tu perfil para explicar lo que haces, a qué tipo de empresas te diriges y qué tipo de problemas específicos resuelves en esas empresas. Qué es lo que te hace diferente del resto de tus competidores, destaca las recomendaciones que otras empresas y profesionales han hecho de ti y finalmente llama a la acción para que se pongan en contacto contigo.

5 – Destaca tus habilidades profesionales, pero olvídate de empezar a relatar la retahila de títulos, masteres, idiomas, etc. Sé profesional y explica sinceramente qué puedes aportar a la empresa, como solucionador de problemas y desde el punto de vista de los resultados para la empresa a la que pretendes alcanzar.

6 – Publica regularmente (mensualmente/quincenalmente/semanalmente) en el blog de Linkedin, sobre temas candentes en tu sector, que te posicione como solucionador de problemas y te situe como líder o figura destacada dentro de tu  ocupación.

7 – Comparte los artículos de las figuras más destacadas y relevantes de tu industria en tus medios sociales (Linkedin, FB y twitter) a diario (de lunes a viernes)

8 – Aprende a contactar con personas relevantes en tu sector y no vayas directo a  forzar la relación para solicitar un empleo, sino a comenzar una relación, compartir intereses comunes y a establecer una relación de confianza.

9 – Se hábil para tener una entrevista informal / cita de café para poder descubrir sinergias y en qué cosas podeis colaborar. Descubre los problemas más comunes que tienen, destaca el valor que tendría para esa persona/empresa resolver esos problemas y ofrécele la solución.

10 – Cierra el trato / plantea tu  candidatura / ofrécete para colaborar.

Estoy seguro que si persistes lo conseguirás. A por ello!!

 

Matías Baixauli. Arquitecto por la Universitat Politècnica de València

Consultor de marketing estratégico y especialista en redes sociales. Experto Reputation Marketing | Experto Video Marketing.QualitARQ.com.

Linkedin.com/in/matiasbaixauli. Twitter: matiasbaixauli