TÉCNICAS QUE MEJORAN LAS COMUNICACIONES INTERPERSONALES

Comunicar de forma eficaz no es solo contar cosas a los demás, no es solo ser un buen emisor. También es importante ser un buen receptor.

Saber comunicarse es una de las habilidades más importantes en cualquier situación, siendo especialmente necesaria en el entorno profesional

Hablar es fácil pero otra cosa diferente es comunicarse, que nuestra idea sea entendida y compartida por los demás es quizás una habilidad importante en las relaciones con los demás.

En este artículo vamos a reflexionar sobre algunas técnicas que nos pueden ayudar a mejorar nuestra comunicación, a mejorar nuestras relaciones con otros.

 

  1. INTERROGACIÓN

La persona que pregunta tiene el control sobre la conversación y tiene la posibilidad de dirigir su rumbo.

Si queremos conocer algo, la manera más adecuada de conseguirlo es preguntarlo a quien creemos que lo domina Preguntar supone valorar al interlocutor y reconocerle como alguien valioso que puede aportarnos información importante o necesaria.

Cuando vayas a usar la interrogación asegúrate de que tu interlocutor puede atenderte, que no está ocupado, que te mira a los ojos. Permite que a su vez él pueda preguntarle a ti también, mirándole a los ojos y una suave sonrisa.

La interrogación es una técnica para iniciar conversaciones, en los casos que utilices esta técnica es más correcto presentarte primero y después preguntarle su nombre al interlocutor.

 

  1. ESPECIFICACIÓN O REPETICIÓN

La especificación constituye una manera de asegurarnos de que el otro ha dicho lo que nosotros creemos haber comprendido. Se expresa en frases como «entonces, lo que quieres decir es que … «. Con la repetición nos aseguramos de no haber interpretado mal la idea de nuestro interlocutor.

Por otra parte, nos permite fijar puntos de referencia comunes que facilitarán el avance de las conversaciones y clarificará los temas desarrollados o las relaciones entre los interlocutores.

La repetición es una buena forma de estimula al otro a no utilizar un lenguaje ambiguo o con dobles sentidos.

Es conveniente no abusar de la especificación porque se puede vivenciar como una agresión por la otra parte, que puede llegar a sentirse incómoda a lo largo de la conversación.

 

  1. ESCUCHAR

Si lo pensamos bien y observamos, la gente prefiere hablar antes que escuchar. Cuando somos escuchados nos sentimos reconocidos por los otros. La necesidad de ser escuchados es tan grande que en ocasiones nos vemos obligados a actuar «como si» nos atendieran, aunque estemos hablando todos a la vez. Cuando ocurre esto último, lo que hacemos es competir con los otros por ser escuchados, y así, interrumpimos, levantamos la voz, nos dirigimos a una parte del grupo, etc.

Escuchar no es solamente guardar silencio mientras el otro habla. Es importante mostrar a nuestro interlocutor que estamos atentos con nuestro lenguaje no verbal

Es importante dejar expresarse al otro y evitar adelantarse a sus argumentos, por ejemplo, diciendo «ya sé dónde quieres ir a parar». Haciendo esto estamos perdiendo oportunidad de obtener más información y es probable que conseguiremos molestar a nuestro interlocutor.

 

  1. SILENCIO

Mantener el silencio en una conversación constituye una de las acciones más difíciles a las que nos enfrentamos. La mayoría de nosotros nos sentimos incómodos y acabamos diciendo cualquier cosa sobreadaptándonos a la situación. Es como si existiera un «horror al vacío» de palabras en las relaciones cara a cara.

Es adecuado ser capaces de mantener el silencio durante el tiempo suficiente dejando a la otra parte a tomar la iniciativa en la conversación. Si pasado un tiempo prudencial el otro no interviene podemos tomar la iniciativa y romper el silencio, con lo que le habremos «salvado» de una situación incómoda.

En este artículo he pretendido mostrarte algunas técnicas que te permitirán incrementar tus habilidades de comunicación y de esta manera mejorar tus relaciones con los demás.

 

Nuria Garcia Serra

Técnico de Orientación y Empleo del Servicio Integrado de Empleo de la Universitat Politècnica de València