Saca a tu león a pasear o cómo demostrar tu valía en 3 pasos

Se reflexiona mucho sobre nuestros puntos débiles pero ¿qué pasa con los fuertes? ¿Cómo demostrar todo lo bueno que yo aporto en una entrevista?

Sin duda alguna es un punto clave para el éxito:

HAY QUE HACERLE SABER AL ENTREVISTADOR/A LO BUENO O BUENA QUE TÚ ERES

leon

Aquí te damos 3 pasos para ello:

Primero reflexiona cuáles son tus fortalezas de todo tipo, no sólo profesionales (puede que no tengas mucha experiencia), también académicas e incluso algunas personales (quieren conocerte). Haz una lista; también puedes preguntar a tus amistades y familiares.

Ten en cuenta que si no eres consciente de ellas, difícilmente podrás venderlas.

Después piensa cuáles de ellas podrían ser interesantes para la empresa en cuestión.

 

Ejemplos:

  1. Los idiomas se me dan muy bien
  2. Soy muy trabajador
  3. Me esfuerzo muchísimo hasta conseguirlo
  4. Me responsabilizo y me implico
  5. Los clientes se van satisfechos con mi gestión
  6. Domino esa herramienta informática
  7. Busco los recursos y la ayuda necesarios si veo que no voy a poder

 

Aprende a argumentar por qué, da motivos, razones y piensa ejemplos de logros obtenidos y también de dificultades que hayas vencido. Ejemplos siguiendo los casos anteriores:

  1. Porque hablo dos idiomas con fluidez; con estancias cortas en esos países los aprendí rápido
  2. Saqué muy buenas notas y además curso por año
  3. Esa asignatura se me atascó pero al final la aprobé con nota
  4. Ayudé a mis padres en el negocio familiar mientras estudiaba
  5. La clientela siempre quiere que yo les atienda
  6. La usé durante la carrera
  7. Un terapeuta me ayudó con la dislexia

 

Da información concreta, tanto objetiva y cuantificable como subjetiva y cualitativa, ejemplos:

  1. Tengo certificados de los idiomas
  2. He traído mi expediente académico
  3. El profesor escribió una carta de recomendación
  4. Me siento muy orgulloso de ello
  5. De hecho he recibido muchas felicitaciones de la clientela
  6. Aquí traigo un ejemplo de un trabajo hecho con ese programa
  7. Ya no cometo errores por la dislexia a día de hoy

 

Más ejemplos que os puedan dar ideas que os inspiren:

  • Aumentamos las ventas un 10%
  • Supuso un ahorro de miles de euros
  • Mi cliente nos felicitó
  • La clientela es muy fiel gracias a eso
  • Salió en la prensa nacional
  • El proveedor nos bajó los precios a raíz de aquello
  • Todo el equipo se sintió muy unido después
  • Nos invitaron a comer
  • Nos dieron una paga extra por haber conseguido ese objetivo tan difícil
  • El accidente fue grave aunque obtuvimos un gran aprendizaje
  • Nuestros plazos de respuesta se cumplieron e incluso se acortaron
  • Obtuvimos el certificado
  • Nos dieron un prestigioso premio
  • Pasé de una beca a un contrato en pocos meses
  • El resultado de las encuestas fue excelente
  • El proyecto finalizó bien en tiempo y forma pese a los inconvenientes
  • El director general me llamó a su despacho para agradecérmelo en persona

 

¿Cuándo? A lo largo de la entrevista, en tus respuestas. También si ves que la entrevista va acabando o te dan la oportunidad de aclarar dudas o  comentar algo, puedes aprovechar ese momento para insistir en tu fortaleza y por supuesto en tu interés y motivación por el puesto. El entusiasmo es contagioso.

 

Mónica Rodrigo Vergara, Técnico de Empleo del Servicio Integrado de Empleo de la Universitat Politècnica de València

 

Las preguntas sobre puntos débiles en la entrevista: 7 consejos + 1 técnica

Preguntas consideradas difíciles hay muchas y cada uno tiene su “infierno” particular según consideres tus lagunas, miedos… en general o para un puesto o empresa concretos.

puntosdebiles

Una de las típicas trata sobre nuestros puntos débiles. Te la pueden plantear de diferentes maneras pero la idea final siempre es la misma, aquí tienes algunas variantes:

-Cuéntame 3 defectos que tengas

-¿Cuáles crees que son tus debilidades para este puesto?

-Veo que no aportas experiencia / idiomas / conocimientos…para el trabajo

¿Qué me puedes decir al respecto?

-Si le preguntara a tu jefe anterior en qué sueles fallar, ¿qué me diría?

-Dime algo negativo sobre ti

-¿Qué desventajas crees que tiene tu contratación?

-¿En qué estás más flojo para este puesto?

-Me preocupa que no tengas experiencia / idiomas / conocimientos…

 

Aquí tenéis siete consejos útiles en cualquier caso:

1. Antes de acudir a la entrevista, reflexiona sobre qué puntos débiles tienes para esa empresa y/o puesto. Así no te pillará de sorpresa.

Por supuesto, también puedes reflexionar sobre tus fortalezas pero ahora nos estamos centrando en las debilidades.

2. No prepares la respuesta exacta, tipo loro. Se trata de transmitir autenticidad y sinceridad en esa situación concreta.

3. No des respuestas estándar, las manidas frases de “soy muy perfeccionista o me vuelco en el trabajo” no dicen nada, al contrario, de tan usadas no resultan nada creíbles.

4. No comentes una debilidad que hace que seas totalmente descartado. Por ejemplo, si optas a un puesto de logística, decir que eres desordenado no es buena idea…

5. No comentes una debilidad especialmente personal o íntima. Por ejemplo, decir que eres una persona desleal con tus amistades no tiene nada que ver con ningún trabajo y creará una pésima impresión.

6. Al explicar tus puntos débiles actuales puedes comentar cómo vas a superarlos. Esto es especialmente útil cuando se trata de conocimientos, por ejemplo: me estoy formando en ello, en poco tiempo puedo adaptarme, tengo una base e iré mejorando,…

7. Al explicar tus puntos débiles pasados puedes comentar cómo los superaste.

 

Para este último punto existe una técnica llamada STAR: Situación, Tarea, Acciones y Resultados. Son 4 pasos:

Situación: Es el problema a solucionar. Se expone el contexto, lo que pasó. Tarea: Se refiere a tu responsabilidad en la empresa. Describe cuál era el reto y las expectativas que había sobre ti.

Acción: Describe qué hiciste para resolver el problema, cómo y con qué medios o herramientas.

Resultado: Qué conseguiste. Explica el éxito final y las mejoras conseguidas con tu actuación. Si puedes, cuantifícalo y da datos objetivos y subjetivos.

 

Un caso que todos conozcamos, un camarero por ejemplo:

S: Un cliente se quejó duramente sobre la comida

T: Como camarero no podía hacer oídos sordos a esa situación, para un restaurante es lo peor…

A: Le pregunté exactamente qué le pasaba, ¿podía ayudarle en algo? ¿Le cambiaba el plato?

R: El cocinero le preparó otro plato prestando especial atención a la ración y presentación y quedó contento, ¡hasta nos dejó propina!

Para acabar y en definitiva, para responder a estas preguntas, y en general todas las de la entrevista, transmite entusiasmo: ¡Es contagioso!

 

Mónica Rodrigo Vergara, Técnico de Empleo del Servicio Integrado de Empleo de la Universitat Politècnica de València